Jueves 13 de junio de 2024

Merlo-Moreno: Con participación entusiasta, la diócesis celebró Pentecostés joven

  • 21 de mayo, 2024
  • Merlo (Buenos Aires) (AICA)
Convocados por la Pastoral de Juventud, casi 3.000 infancias y adolescencias de parroquias participaron de la jornada, que tuvo lugar en el gimnasio de los Conventuales de La Reja.
Doná a AICA.org

Organizada por la Pastoral de Juventud de Merlo-Moreno, casi 3.000 adolescentes y jóvenes de parroquias participaron de la jornada Pentecostés Joven 2024, llevada a cabo el sábado 18 de mayo en el gimnasio de los Conventuales de La Reja.

Desde temprano fueron llegando las delegaciones de los distintos decanatos de la diócesis. Hubo baile, música y stands de distintos espacios pastorales y comunidades religiosas.

El inicio oficial de la Jornada estuvo a cargo del obispo de Merlo-Moreno, monseñor Juan José Chaparro CMF, quien dio la bienvenida a los presentes felicitándolos por el entusiasmo y el compromiso que transmitían. “Nosotros tenemos una marca, un signo que es nuestra Fe cristiana, y así caminamos junto a nuestro pueblo”, expresó.

La primera actividad grupal estuvo a cargo del docente Pablo Martínez, que propuso algunas consignas para trabajar en grupos organizados por parroquias, con el propósito de crecer en una mayor espiritualidad.

Luego, nuevamente en plenario, se compartieron los testimonios, que fueron verdaderamente enriquecedores, con la escucha atenta y amorosa como denominador común.

Después de un intervalo para compartir el almuerzo, charla, mates, guitarreada y algo de fútbol, se retornó al gimnasio, donde se invitó a los jóvenes a pintar un mural simbolizando el espíritu del encuentro. Cada uno pudo dar una pincelada, guiados por Cristian Camargo, un joven misionero, muralista, que evangeliza a través del arte en distintas latitudes.

Para finalizar, monseñor Chaparro presidió la misa, que fue concelebrada por el obispo auxiliar, monseñor Oscar Miñarro, y sacerdotes de la diócesis. Fue muy emocionante ver a los jóvenes y sus referentes conmoverse en la adoración eucarística.+