Martes 18 de enero de 2022

Los vecinos de Flores realizaron una caravana en honor a Francisco

  • 20 de marzo, 2013
  • Buenos Aires (AICA)
Vecinos del barrio porteño de Flores realizaron una caravana desde la basílica de San José de Flores hasta la casa donde Jorge Bergoglio vivió cuando era pequeño. Se trató de un gesto en honor al romano pontífice, quien se mantuvo siempre ligado al barrio en el que se crió y tomó la decisión de abrazar el sacerdocio. Alrededor de las 18, cientos de personas, en su mayoría vecinos del barrio y alrededores, partieron desde el templo llevando en alto la imagen de San José, que paseó por el barrio hasta pasar frente a la vivienda que Jorge Bergoglio habitó en su infancia y juventud, en la calle Membrillar 531.
Doná a AICA.org
Vecinos del barrio porteño de Flores realizaron una caravana desde la basílica de San José de Flores hasta la casa donde Jorge Bergoglio vivió cuando era pequeño. Se trató de un gesto en honor del romano pontífice, quien se mantuvo siempre ligado al barrio en el que se crió y tomó la decisión de abrazar el sacerdocio.

Alrededor de las 18, cientos de personas, en su mayoría vecinos del barrio y alrededores, partieron desde el templo llevando en alto la imagen de San José, que paseó por el barrio hasta pasar frente a la vivienda que Jorge Bergoglio habitó en su infancia y juventud, en la calle Membrillar 531.

Tras poco más de dos horas de peregrinación, en las que entonaron cánticos religiosos y vivaron al nuevo Papa, los fieles regresaron a la parroquia, situada en avenida Rivadavia al 6900, para participar de la celebración eucarística en la que se veneró a San José, en el día de su memoria litúrgica.

Según relató en varias oportunidades el ahora papa Francisco, durante una misa celebrada el 1 de septiembre de 1953 en la iglesia San José de Flores, tomó la decisión de ser sacerdote.

Los vecinos del barrio y sus viejos conocidos recordaron en los últimos días, desde que fue electo Papa, los años que vivió en la zona y la casa de Membrillar al 500 se transformó en una cita obligada para turistas y corresponsales extranjeros.

Durante su etapa como cardenal y arzobispo de Buenos Aires, Bergoglio visitaba al menos una vez al año a su parroquia e incluso solía celebrar la misa.+