Miércoles 7 de diciembre de 2022

Los retos de la nueva cúpula directiva de los obispos de los Estados Unidos

  • 11 de noviembre, 2022
  • Washington (Estados Unidos) (AICA)
La semana próxima, los obispos estadounidenses se reunirán en Asamblea Plenaria, entre otros motivos para elegir al nuevo presidente del episcopado norteamericano.
Doná a AICA.org

Del 14 al 17 de noviembre ,se llevará a cabo en Baltimore, Maryland, la Asamblea Plenaria de la Conferencia de Obispos de los Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés). En las sesiones se discutirán los retos más importantes que afronta la Iglesia en los Estados Unidos, entre ellos la Iniciativa de Renacimiento Eucarístico, la discusión de algunas causas de beatificación y canonización, la revisión del documento doctrinal sobre responsabilidad política de los católicos (“Formando la conciencia para ser ciudadanos fieles”), así como temas relacionados con el fallo histórico Dobbs vs. Jackson, de la Corte Suprema de Justicia, en el que el Tribunal sostiene que la Constitución de los Estados Unidos no contempla ningún derecho al aborto.

Por otra parte, los temas internacionales que se incluirán en esta Asamblea sserán la Jornada Mundial de la Juventud 2023, el Sínodo de los Obispos, la guerra en Ucrania y la situación migratoria en la frontera con México, entre otros. 

La Asamblea se iniciará con el discurso del nuncio apostólico, monseñor Christophe Pierre, seguido por monseñor José H. Gómez, Arzobispo de Los Ángeles, quien pronunciará su última alocución como presidente de la USCCB, para de esa forma concluir su mandato. Durante la reunión, los obispos norteamericanos votarán para elegir nuevos presidente y vicepresidente, y a los responsables de seis comités. 

Los retos de la nueva administración
Los obispos que conformen la nueva administración para el próximo trienio tendrán delante de sí los desafíos y esperanzas de la Iglesia norteamericana, los cuales se expresaron durante el proceso sinodal que se desarrolló recientemente en los Estados Unidos, y cuyas conclusiones fueron publicadas en la “Síntesis Nacional del Pueblo de Dios en los Estados Unidos del Sínodo de Obispos 2021-2023”. 

El documento sintetiza los informes de las 178 diócesis y arquidiócesis de la Iglesia Latina, el Ordinariato Personal de la Cátedra de San Pedro y las 18 eparquías católicas orientales presentes en el país. 

En este proceso sinodal participaron 700.000 personas, las cuales conforman cerca del 1% de los católicos en el país (los cuales llegan a unos 66.8 millones). El documento refleja las alegrías, las esperanzas y las heridas que persisten en la Iglesia norteamericana. La Síntesis señala que esta experiencia sinodal en los Estados Unido permitió el redescubrimiento de “la sencilla práctica de reunirse, rezar juntos y escucharse unos a otros", para discernir las respuestas a los retos que enfrenta la Iglesia, siendo el Espíritu Santo el principal agente en este ejercicio.

Los abusos sexuales, la división en la iglesia, la polarización entre los estadounidenses, la ausencia de los jóvenes y la marginación de grupos étnicos y raciales son las heridas reportadas por los participantes en el proceso sinodal. De acuerdo con la Síntesis, la herida que más aflige es la de los efectos de la crisis del abuso sexual: “El pecado y el delito de abuso sexual erosionó no solo la confianza en la jerarquía y la integridad moral de la Iglesia, sino que también creó una cultura de temor, que impide que las personas se relacionen entre sí”, indica el texto. 

A pesar de las numerosas heridas que ponen de manifiesto un gran deseo de sanación y comunión, los participantes en el proceso sinodal coincidieron en que la Eucaristía es la fuente de esperanza, de donde parten la unidad, la comunidad y la vida de fe. Providencialmente, este año se lleva a cabo la iniciativa denominada “Renacimiento Eucarístico Nacional”, un programa de tres años patrocinado por la USCCB, y cuyo objetivo es fomentar el conocimiento, el amor y el encuentro del pueblo de Dios con el sacramento que es la fuente y la cumbre de la fe católica. Esta iniciativa tendrá su culmen con el Congreso Eucarístico Nacional en Indianápolis, Indiana, del 17 al 21 de julio del 2024.+