Jueves 29 de octubre de 2020

Los panameños celebraron 507 años del nacimiento de su Iglesia

  • 11 de septiembre, 2020
  • Ciudad de Panamá (Panamá) (AICA)
Al conmemorar los 507 años del nacimiento de la Iglesia en Panamá, el 9 de septiembre de 1513, el pueblo panameño celebró a su Virgen patrona, Santa María la Antigua.

El obispo de Chitré y presidente de la Conferencia Episcopal Panameña, monseñor Rafael Valdivieso Miranda, celebró la fiesta en honor a Santa María la Antigua, patrona de Panamá, con una misa en la catedral basílica, el miércoles 9 de septiembre.

Estuvo acompañado por el arzobispo de Panamá, monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, el obispo de Colón-Kuna Yala y secretario de la Conferencia Episcopal Panameña, monseñor Manuel Ochogavía Barahona, y los sacerdotes de la arquidiócesis.

“En esta solemne Eucaristía en honor a nuestra Madre Santa María la Antigua, patrona de Panamá, que celebramos con gozo de manera de participar el misterio en el que la Virgen está presente; que Ella como Madre de la Iglesia nos ayude  en nuestra renovación personal y comunitaria, arrepintámonos de todo lo que es contrario al Evangelio, reconozcámonos pecadores y pidamos perdón”, dijo al comenzar.

También pidió al Padre Eterno, “que desde los albores de la primera  evangelización nos has confiado la protección maternal de Santa María la Antigua, interceda y bendiga el caminar de la nación panameña, para que podamos construir el reino de amor, de justicia y de paz”.

Monseñor Rafael Valdivieso Miranda, en su homilía, señaló: “Juntos vivimos esta experiencia de fe y de gratitud de contemplar toda la obra que Dios ha realizado en este pequeño pueblo de Santa María la Antigua, pero que se ha convertido en una manera tan significativa del caminar de la fe y que hoy celebramos con gran alegría, con gratitud y todos los que a través del caminar de la Iglesia hemos ido comprendiendo que somos una única familia e hijos de un mismo Padre”.

Asimismo, aprovechó para destacar que celebrar Santa María la Antigua en esta fecha, conmemorando los 507 años del nacimiento de la Iglesia en Panamá, el 9 de septiembre de 1513, “es hacer memoria de la fe que profesamos en nuestro continente, de una Iglesia viva que constantemente revisa el caminar de sus pueblos”.

“Esa experiencia que vivimos ante estos acontecimientos, al celebrar la historia, el nacimiento y la vida de nuestra Iglesia en Panamá, bajo el amparo, la compañía, la protección, ese modelo y esa inspiración y regalo tan grande que el Señor nos ha dado en Santa María la Antigua”, resaltó.

Y rogó “que Santa María la Antigua siga bendiciendo a nuestro pueblo, siga animándonos para que en medio de las dificultades y las adversidades podamos tener un corazón como ella, fuerte y marcado por esa esperanza que movió su vida y su sí”, señaló.

Monseñor Valdivieso dijo, además, que es un momento “de mirar con dolor, con tristeza y con arrepentimiento las fallas, las dificultades que se han dado en cada uno de los seres humanos, cuando no prevalece en nuestro interior ese ser de  luz y de aquel que vino a enseñarnos el verdadero sentido de la vida”.

“Todas esas experiencias nos tienen que llevar  a esa esperanza de construir una Iglesia, una sociedad y un mundo que se vuelvan misioneros y evangelizadores;  que desde sus vidas,  proyectos y en todos los campos humanos tengan esa vida que Cristo ha querido traer a esta pequeña tierra de Panamá”, manifestó.

El presidente del episcopado panameño dijo que “estos tiempos no alimenten la desesperación, no alimenten nuestras tristezas y las ansias de buscar seguridades haciendo cosas deshonestas; que no alimenten lo que va matando la alegría, la  esperanza, la gratitud y el deseo de ser mejores, sino que tengamos la mirada fija puesta en un Dios que nos propuso caminar a través de esta Iglesia que nace en Santa María la Antigua”.+