Sábado 27 de noviembre de 2021

Los obispos piden a la Unión Europea que escuche el grito de los pobres

  • 15 de octubre, 2021
  • Estrasburgo (Consejo de Europa) (AICA)
La Comece denuncia el aumento de la pobreza laboral en la última década, y apunta a que se "reconozca mejor el enfoque multidimensional de la pobreza para no dejar a nadie atrás".
Doná a AICA.org

La Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (Comece), propuso algunas recomendaciones a la Unión Europea (UE) sobre cómo mejorar la lucha contra la pobreza en el continente, acrecentada tras la crisis del Covid-19.

En la declaración, publicada el 13 de octubre, titulada “Escuchar el grito de los pobres en el contexto del Covid-19 y su recuperación”, firmada por monseñor Antoine Hérouard, presidente de la Comisión de Asuntos Sociales de la Comece se observa una multiplicación de las situaciones de fragilidad que afectan a la vida de las personas, las familias y las comunidades en toda la Unión Europea.

El texto denuncia el aumento de la pobreza laboral en la última década, y la preocupante situación de muchos trabajadores que no se benefician de condiciones laborales dignas o no ven valorado su trabajo. Al mismo tiempo los obispos europeos piden a la UE y a sus Estados miembros “que reconozcan mejor el enfoque multidimensional de la pobreza para no dejar a nadie atrás”.

Durante la pandemia del Covid-19, la Iglesia católica prestó apoyo espiritual y material a las personas en situación de pobreza, satisfaciendo sus necesidades más acuciantes. La declaración recoge ejemplos de “buenas prácticas” puestas en marcha en diferentes lugares de Europa a través de diversas instituciones y con el apoyo de diferentes redes de Cáritas y de colaboradores nacionales, regionales o locales.

Las recomendaciones de la Comisión de Asuntos Sociales de la Comece, incluyen: reforzar la ayuda material y alimentaria en el marco de la financiación de la UE; medir mejor la pobreza que se ajuste a la realidad actual; facilitar el acceso a una vivienda asequible y digna; prevenir mejor el sobreendeudamiento y promover el trabajo digno, la educación de calidad y la solidaridad.

“Toda reflexión y acción en materia de lucha contra la pobreza -afirma monseñor Hérouard- debe tener como objetivo reducir la marginación y potenciar una inclusión más integral, es decir, la participación económica, social y política.”+