Lunes 17 de junio de 2024

Los obispos mexicanos piden un proceso electoral en paz

  • 5 de marzo, 2024
  • Ciudad de México (AICA)
El episcopado alertó sobre la posible intromisión de la violencia criminal de camino a las elecciones y anima a llevar a cabo un proceso electoral ejemplar, dejando de lado "conductas egoístas"
Doná a AICA.org

En un comunicado publicado este domingo, la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM) subrayó la importancia de las elecciones como “renovación democrática” e invitó a vivirlas “con libertad y responsabilidad”. 

En un comunicado, con fecha del 3 de marzo, los obispos destacan que “merecemos una jornada histórica que, con una nutrida participación ciudadana, fortalezca la paz y el desarrollo de nuestro país, unido en la riqueza de su diversidad, proyectándonos con esperanza hacia el futuro”.

“Sabemos ya de algunos riesgos que amenazan la estabilidad democrática mediante la violencia criminal que, al mismo tiempo, afectan la libertad ciudadana”, afectando así su confianza en las instituciones electorales y en la honestidad de todos los candidatos.

El texto reitera el respeto por la dignidad humana y los más pobres, haciendo hincapié en la misión social de la Iglesia de “anteponer el bien común por encima del bien particular”, sin excluir a nadie y trabajando generosamente por la unidad, la justicia y la paz“, a fin de construir un México mejor”.  

En las próximas elecciones, que se celebrarán en junio, no sólo se elegirá al nuevo presidente del país. También se renovarán cargos en los órganos principales del gobierno, así como a nivel local y municipal. 

Conocedores de la gran trascendencia de estos comicios, los obispos confían en que se trate de un proceso “ejemplar”, en el que se dejen de lado “intereses partidistas y conductas egoístas”.

Los prelados manifestaron su preocupación en “materia de seguridad, desigualdad social, crecimiento económico, insuficiente empleo formal y digno, educación, salud, migración y polarización social”, entre otros, y coinciden en el reto de “vivir en un verdadero Estado de Derecho como primer paso para superar la corrupción y nuestras carencias”.+