Jueves 9 de febrero de 2023

Los obispos llaman a la solidaridad hacia los damnificados por las inundaciones en Petrópolis

  • 17 de febrero, 2022
  • Brasilia (Brasil) (AICA)
La presidencia del episcopado brasileño manifestó que la tragedia nos envuelve en una profunda tristeza. "Esta consternación toca nuestra fe cristiana, impulsándonos a actuar en solidaridad".
Doná a AICA.org

La presidencia de la Conferencia Nacional de Obispos del Brasil (CNBB) emitió un mensaje con motivo de las fuertes lluvias que cayeron en Petrópolis, una región montañosa de Río de Janeiro, causando decenas de muertos.

En su mensaje, difundido ayer, miércoles 16 de febrero, la CNBB manifestó que la tragedia nos envuelve en una profunda tristeza. “Esta consternación toca nuestra fe cristiana, impulsándonos a actuar en solidaridad. Unámonos en comunión con el obispo Gregorio Paixão y con el amado pueblo de Dios en la diócesis de Petrópolis. Nuestras oraciones llevan el nombre de cada hermano y hermana, víctimas de esta tragedia, al corazón de Jesús”, se lee en el comunicado episcopal.

A continuación, la presidencia llama a todos a dar testimonio de la fe, ejerciendo la solidaridad:

“Pedimos a todos los cristianos católicos, hombres y mujeres de buena voluntad, solidarizarse con quienes han perdido lo poco que tenían, víctimas de la tragedia climática. Especialmente, apoyemos a las familias en duelo y sin hogar. Nuestra Iglesia ya está movilizada para ayudar. Vamos todos juntos".

El texto también dice que este clamor por iniciativas de apoyo a las víctimas debe ser bien recibido especialmente por los funcionarios del gobierno. “Este es un compromiso cristiano y una tarea ineludible para quienes ocupan posiciones en las esferas del poder. ¡Petrópolis pide ayuda urgente!”.

“Convencidos de que somos corresponsables los unos de los otros, podemos ejercer la amistad social, como siempre nos guía el amado papa Francisco. Así, aún más firmemente, seguiremos los pasos de nuestro Maestro Jesús”.

Todos los fondos recaudados se utilizarán para acciones de emergencia y para ayudar a las familias afectadas.

El último informe del Departamento de Defensa Civil del Brasil indica que el número de muertos aumentó a 94 y el de desaparecidos a 34. Entre los muertos hay ocho niños. Las lluvias torrenciales, que azotaron la zona en la noche del martes 15 como no lo habían hecho en al menos 90 años, provocó 269 desprendimientos, numerosas inundaciones, causando destrucción en decenas de casas y provocando la caída de muros y árboles. Se teme que muchas personas puedan seguir atrapadas bajo los escombros o en el barro.+