Jueves 2 de febrero de 2023

Los obispos del Chubut advierten sobre el riesgo de modificar el sistema electoral

  • 5 de diciembre, 2022
  • Comodoro Rivadavia (Chubut) (AICA)
Los diocesanos sugierieron que haya debate y consenso sobre la propuesta de suprimir las PASO y avanzar con una eventual Ley de Lemas.
Doná a AICA.org

Los obispos de la provincia del Chubut difundieron la declaración “Un aporte sencillo, un paso para ser más ciudadanos y no sólo habitantes”, a raíz de la iniciativa para suprimir las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) y avanzar con una eventual Ley de Lemas.

“Alterar o modificar el sistema electoral es tocar el CPU del sistema democrático”, advirtieron en el texto, y exhortaron a la ciudadanía a involucrarse para “que no sea un acuerdo entre algunos”.

“Si realmente se quiere crecer en participación ciudadana, lo razonable y lo que garantiza una discusión desapasionada es esperar a que pasen los comicios venideros”, sugirieron, y completaron: “Sólo así se cumplirá con aquel sueño de hacerla  ‘más ordenada, transparente, equitativa y democrática’”.

Firman la declaración el obispo de Comodoro Rivadavia, monseñor Joaquín Vicente Gimeno Lahoz; el obispo prelado de Esquel, monseñor José Slaby C.Ss.R; y el obispo auxiliar de Comodoro Rivadavia, monseñor Roberto Pío Álvarez.

Texto de la declaración:
El acto eleccionario es uno de los elementos más imponentes de nuestro sistema democrático: allí “habla el pueblo”, allí elige quiénes lo representan con las delicadas funciones de “deliberar y gobernar” Si bien el tiempo nos ha hecho saber que no alcanza con “ir a votar”, que son necesarias infinidad de otras instancias y mediaciones que garanticen la voluntad popular, ese momento soberano ha sido siempre y lo seguirá siendo, “el grito sagrado”, el momento supremo donde el pueblo, con su elección, les hace saber a sus representantes que su poder es delegado; que el poder legítimo supone el consentimiento del pueblo; que ese es el contrato social. Es por es que este momento suele ser el que más inquieta aquellos grupos y corporaciones que preferirían salteárselo o al menos generar atajos y confusión ara incidir, condiciona o direccionar la elección. Digamos junto a Fray Mamerto Esquiú cuando parafraseaba a Rousseau defendiendo la Constitución Nacional: “Nos inclinamos ante ley, para no arrodillarnos ante nadie”.

Es indispensable hacer pasar estas iniciativas por tres elementos:

La necesidad: Hay infinidad de propuesta pedida por minorías, tales como la boleta única u otros aspectos que hacen al transparencia o la igualdad de oportunidades a la hora de la fiscalización, la financiación de las campañas, y otros temas. Sin embargo, dichas propuestas todavía no encuentran cauce institucional. ¿Es que estas inquietudes, ya pedidas por muchos o algunos, no merecen mayor premura en su tratamiento que otras que quieren aparecer de modo extemporáneo?

La oportunidad: La reforma del 2009 -que se realizó después de las elecciones de ese año, para no incidir en ese proceso electoral- se proponía “establecer normas que regulen la construcción de las alianzas y la presentación de candidaturas de modo que la oferta electoral sea más ordenada y transparente y se regule de manera equitativa y democrática el desenvolvimiento del sistema de representación”. Creemos que cualquier modificación debería contar con el tiempo necesario para generar espacios de reflexión y debate; que como en otros temas no tan lejanos en el tiempo, el apuro hace suponer intereses puntuales y no una mirada a largo plazo.

El consenso: Por eso es tan importante que cualquier cambio o modificación en el sistema eleccionario no sea producto de intereses puntuales o coyunturas particulares; la perdurabilidad en el tiempo de leyes que han nacido de consensos multipartidarios es un elemento importante para defender. Los cambios deben tener la ponderación y el debate prolongado en el tiempo que garantice la reflexión y ecuanimidad de toda la población. Hoy en día, infinidad de corrientes de pensamiento incluyen en procesos democráticos sanos el tiempo prolongado que garante la deliberación

El sistema actual busca potenciar la existencia de partidos fuertes, que se han tomado sus tiempos para generar equipos entre candidatos que comparten un ideario, una dirección, que privilegian en el ámbito axiológico unos valores sobre otros. La interna partidaria sirve para que quienes se identifican con esos ideario elijan matices o subrayados; es un paso cualitativo que otras opciones nos hacen perder. Anhelamos que los candidatos de un mismo partido se esfuercen por representar ese ideario que los nuclea bajo una denominación común, y a la vez, diseñen con ahínco y creatividad un programa para llegar a todos los chubutenses que viven en realidades tan distintas en nuestra provincia, Ya llegará el tiempo de las elecciones generales para debatir entre modelos y perspectivas más diversas pero que se reconocen poseedora sólo de una parte de la verdad.

Altar o modificar el sistema electoral es tocar el CPU del sistema democrático; todos tenemos que involucrarnos para que no sea un acuerdo entre algunos. Si realmente se quiere crecer en participación ciudadana, lo razonable y lo que garantiza una discusión desapasionada es espera a que pasen los comicios venideros. Sólo así se cumplirá con aquel sueño de hacerla “más ordenada y transparente... equitativa y democrática”.+