Domingo 1 de agosto de 2021

Los obispos de México llaman a superar divisiones y construir la paz

  • 23 de junio, 2021
  • Ciudad del México
Ante la escalada de violencia en México, la Conferencia del Episcopado Mexicano llamó a superar divisiones y construir la paz.
Doná a AICA.org

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) hizo un nuevo llamado a superar las divisiones y favorecer la paz, ante la escalada de violencia que se ha visto en México en las últimas semanas.

En un mensaje titulado “La paz como anhelo de la plenitud humana” y con fecha del 22 de junio, firmado por el presidente y por el secretario general de la CEM, respectivamente monseñor Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey y monseñor Alfonso G. Miranda Guardiola, obispo auxiliar de Monterrey, los prelados recuerdan que “dar la paz, está en el centro de la misión de los discípulos de Cristo..

Los obispos de México aseguraron que la sociedad mexicana se vio perjudicada considerablemente por escenarios de inseguridad y violencia, hecho que señalaron en la exhortación pastoral “Que, en Cristo, nuestra paz, México tenga vida digna”, publicada en 2010. Sin embargo, pasaron más de 10 años y dicha realidad, lejos de disminuir, continúa amenazando a nuestro país.

“En este sentido dirigimos nuestro pensamiento a las familias, niños y adolescentes, que viven en zonas de inseguridad o que han sido dañados por la violencia, y a todos los que se esfuerzan para que sus vidas y sus derechos sean protegidos”, asegura el comunicado.

También hacen un llamado a la sociedad civil a ser “artesanos de la paz”: auténticos mensajeros y testigos, en la vida cotidiana, del bien ser, del bien dar y del bien estar, y con ello complementar la felicidad en la familia humana.

“Habiendo transcurrido uno de los procesos electorales más significativos de nuestra historia, invitamos a todos, independientemente de los resultados de las votaciones, a construir un futuro, basado en la capacidad de comprometernos juntos para superar las divisiones, favoreciendo la paz, la reconciliación frente a las injusticias y la comunión entre todos nosotros”.

Este cambio que romperá la “espiral de violencia”, considera la CEM, solo puede lograrse a través de la promoción de una cultura de diálogo y de perdón, reconociendo que solo Dios es dueño y señor de la vida, y que el quinto mandamiento nos dice: No matarás. 

El mensaje concluye con esta invitación: “Pongamos estos anhelos y exhortaciones en manos de nuestro buen Dios y bajo el amparo de Santa María de Guadalupe, que durante cinco siglos nos ha acompañado y que en su rostro mestizo nos ofrece un mensaje de comunión, que hace posible superar las diferencias a través de la paz y la armonía”.+