Miércoles 5 de octubre de 2022

Los obispos de Corrientes saludaron a los maestros: "Que la crisis nos ayude a descubrir caminos nuevos"

  • 11 de septiembre, 2020
  • Corrientes (AICA)
El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, saludó a los maestros en su día.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, junto con el obispo auxiliar, monseñor José Adolfo Larregain OFM, y el presbítero Ariel Weimann, vicario para la Educación Católica, enviaron sus saludos a los maestros de la arquidiócesis.

En su mensaje, acercaron “los mejores deseos de paz y de todo bien que nos vienen del maestro, de Jesús”. Además, compartieron “con ustedes, con los chicos y sus familias, la crisis que nos quitó de golpe las seguridades que teníamos en nuestro modo de enseñar para mandarnos, por así decir, al banco de la vida, a escuchar, a preguntar y a aprender cosas nuevas”.

“También en un momento de crisis, podríamos decir terminal en la vida de Jesús, leemos en el evangelio de San Juan esto: ‘Después de haberles lavados los pies, se puso el manto volvió a la mesa y les dijo: ¿comprenden lo que acabo de hacer por ustedes? Ustedes me llaman maestro y señor, y tienen razón porque lo soy. Si yo, que soy el señor y el maestro, les he lavado los pies, ustedes también deben lavarse los pies los unos a los otros. Les he dado el ejemplo para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes’”, citaron.

“Los discípulos de Jesús estaban acostumbrados a discutir entre ellos quien era el más importante, y Jesús lo que hace es mandarlos de nuevo al banco a aprender a ser humildes y a servir a los otros”, señalaron.

“Con Jesús aprendemos que, únicamente el que está dispuesto a escuchar y aprender, es capaz de bajarse de la cátedra y colocarse cerca del otro con deseos de encontrarse. Porque solo mediante el encuentro es posible educar, es posible educar y ser educados”, aseguraron.

“Ustedes también deben lavarse los pies los unos a los otros, es decir, no hay un maestro limpio y alumnos sucios, sino todos necesitados de limpieza, de ser educados. Por eso en la humildad del servicio recíproco está el camino para construir juntos una nueva humanidad que rescate lo más valioso de su memoria y se abra a lo mejor que nos brinda la vida”, destacaron.

“Dios quiera que esta crisis que nos derrumbó la estantería de nuestros saberes nos ayude a descubrir caminos nuevos para educarnos al encuentro, donde el otro siempre tiene la primacía, como lo fue para Jesús, nosotros fuimos la primacía para Jesús y se puso al servicio nuestro, y que el bien mayor es ponernos a su servicio, al servicio del otro. Porque la vida es bella si no la vivimos para nosotros mismos sino para los otros”, pidieron.

“Les deseamos queridas maestras, queridos maestros, muchas felicidades, y que Jesús, el señor y el maestro, los colme de bendiciones junto con Nuestra Madre de Itatí”, concluyeron.+