Sábado 25 de septiembre de 2021

Los Madrugadores se consagran a San José

  • 30 de abril, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
Miembros de la Corriente de Vida de los Madrugadores harán esa consagración el sábado 1° de mayo y pedirán al santo que acepte ser su "padre y patrono". Misa virtual desde una parroquia mendocina.
Doná a AICA.org

Miembros de la Corriente de Vida de los Madrugadores se consagrarán a San José mañana, sábado 1° de mayo, y le pedirán al santo que acepte ser su “padre y patrono”, en el año jubilar especialmente dedicado a él convocado por el papa Francisco.

La misa y la consagración a San José se celebrarán en la parroquia San Pedro y San Pablo, de la ciudad de Mendoza, cuyo párroco es el presbítero Leonardo Iván Di Carlo. La Eucaristía virtual comenzará a las 7 (hora de la Argentina) y podrá seguirse a través del canal de Schoenstatt Argentina en YouTube.

Los organizadores explicaron que para la consagración están invitadas las comunidades de Madrugadores de la Argentina, donde ya hay unas 73, y del mundo. También se podrán unir los que quieran realizar su consagración personal a San José.

“Confiamos que muchas familias, comunidades, miembros de las ramas, federaciones e institutos puedan sumarse, así como que cada uno pueda invitar a sus parroquias y grupos de oración a compartir este momento de gracia. Recen que rezamos”, expresaron en la convocatoria.

Invitación al Papa

Al ser informado del acto de consagración a San José, el papa Francisco envió una nota personal asegurando su oración. En 2020, el pontífice se unió a los Madrugadores desde su misa diaria en Santa Marta e hizo una mención especial.

Historia de fe y hermandad

La Corriente de Vida de los Madrugadores nació en 1989 en la ciudad chilena de Rancagua, ubicada a 60 kilómetros de la ciudad de Santiago de Chile, cuando se inauguró un santuario mariano de Schoenstatt. A partir de la inauguración se iniciaron grupos de oración con asistencia mayoritaria de mujeres. La de los varones se hacía difícil, por sus obligaciones laborales.

Para resolver esta dificultad surgió la idea, entre un grupo de amigos, miembros de la Familia de Schoenstatt, de reunirse un sábado a la madrugada para orar en el santuario de Rancagua. Esta iniciativa dio comienzo a una corriente de vida que se extendió por 13 naciones latinoamericanas, y también por Alemania y Portugal.

En la Argentina tuvo su origen en el “santuario” del Mar y de la Paz, bendecido el 30 de octubre de 1993 en Comodoro Rivadavia como garantía de la paz argentino-chilena y entre la Argentina y el Reino Unido. La celebración tuvo lugar cuando peregrinos de Chile y varones de la familia de Schoenstatt de Comodoro Rivadavia, se unieron para rezar por esa intención y para fortalecer los vínculos de unión y fraternidad entre católicos de uno y otro lado de la cordillera.

Para mayor información: Roberto Horat, correo electrónico: rhoratbelen@gmail.com y teléfono: +5491164452110+