Jueves 29 de septiembre de 2022

Los equipos de Cáritas junto a los damnificados por las intensas lluvias en Pakistán

  • 30 de agosto, 2022
  • Lahore (Pakistán) (AICA)
Más de 150 personas murieron y otras 160 resultaron heridas como resultado de las inundaciones repentinas en el país. Aunque se teme que esas cifras aumentarán.
Doná a AICA.org

Cáritas está trabajando junto con el Gobierno de Pakistán para apoyar a las comunidades afectadas por las fuertes lluvias monzónicas e inundaciones repentinas, particularmente en Karachi y Baluchistán. 

En Baluchistán y Sindh, las lluvias torrenciales superaron el récord de los últimos 30 años para el mes de julio. En Karachi, las graves inundaciones urbanas dañaron infraestructuras e interrumpieron el trabajo en las empresas, y los viajes de los trabajadores hacia y desde la ciudad. 

Más de 150 personas murieron y otras 160 resultaron heridas a causa de las inundaciones repentinas en el país. Aunque se teme que esas cifras aumentarán. Hasta la fecha, más de 1037 casas registraron daños y unas 1316 cabezas de ganado han muerto, algo que afecta seriamente a los medios de sustento de miles de familias.

Las inundaciones arrasaron cultivos, casas, líneas de comunicación, suministros de agua y electricidad. Más de 200 puentes se derrumbaron. Por todo ello el gobierno declaró el estado de emergencia.

Los equipos de Cáritas Pakistán y las unidades diocesanas pertinentes están en estrecha comunicación con los Comités de Gestión de Desastres (DMC) del gobierno nacional, para el intercambio de información de alerta temprana, y continuarán apoyando las actividades de búsqueda y rescate del Gobierno. Además, Cáritas seguirá trabajando en colaboración con las respectivas administraciones de los distritos locales, particularmente en las zonas urbanas inundadas de Karachi.

Todos ayudando
Entre la sociedad civil de Pakistán, numerosas asociaciones de inspiración cristiana, junto con Cáritas y las distintas Iglesias cristianas, se movilizaron para las operaciones de rescate después de que las fuertes lluvias monzónicas azotaran a casi el 70% de Pakistán provocando graves daños para la vida, la sociedad y la economía.

“En esta hora de gran desesperación, la Fundación Cecil and Iris Chaudhry (CICF) decidió emplear sus recursos para ayudar a los afectados por las devastadoras inundaciones. Estamos en estrecho contacto con las iglesias locales donde ya están presentes los voluntarios que trabajan en los lugares afectados. Con su apoyo podemos llegar a personas en grave estado de necesidad y brindar toda la asistencia posible. Hemos habilitado un centro de acopio en nuestra oficina en el distrito de Gulberg II de Lahore, donde recogemos bienes de primera necesidad”, detalló a la agencia Fides Michelle Chaudhry, una católica paquistaní presidenta de la CICF, organización que promueve la protección de los más pequeños y vulnerables de la nación. 

Están solicitando carpas de campaña, bolsas de dormir, mantas, mosquiteros, alimentos secos, agua potable, leche en polvo, medicamentos básicos, productos de higiene y ropa para hombres, mujeres y niños, además de calzado. “Nuestro equipo de voluntarios preparará paquetes para enviar a las familias afectadas de distintas zonas. Al mismo tiempo, aceptamos donaciones en efectivo y después se proporcionará un informe detallado sobre el uso de los fondos”, dice Chaudhry. Mientras nuestros hermanos y hermanas soportan la furia de las violentas inundaciones, lo menos que podemos hacer es acercarnos a ellos y mostrarles que nos preocupamos por ellos. Les pedimos a cada uno de ustedes que den un paso adelante y se hagan cargo de quienes sufren”, apeló Chaudhry.+