Jueves 9 de diciembre de 2021

Liberan a la niña católica secuestrada y obligada a convertirse y casarse

  • 4 de noviembre, 2020
  • Karachi (Pakistán) (AICA)
Arzoo Raja, de 13 años, secuestrada y obligada a casarse con un hombre de 44 años fue liberada por la policía.
Doná a AICA.org

La niña católica pakistaní de 13 años, Arzoo Raja, secuestrada y obligada a convertirse al islam y a casarse con un hombre de 44 años, fue liberada por la policía de Sindh, después de dos semanas de compromiso continuo de los líderes de la Iglesia, con el apoyo de líderes de partidos políticos, activistas y organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil. 

“Expreso mi agradecimiento a los policías y también a todos nuestros hermanos musulmanes que nos ayudaron a pedir justicia para Arzoo”, dijo a la agencia Fides el vicario general de la arquidiócesis de Karachi, monseñor Diego Saleh, después de reunirse con la menor católica tras ser rescatada en la tarde del 2 de noviembre.

Según informó Ayuda a la Iglesia Necesitada por medio de un comunicado de prensa, la menor se encuentra ahora en un centro de acogida por decisión del Tribunal Superior de Sindh, Estado de Karachi.

El Tribunal enmienda así su anterior sentencia en la que validaba la conversión y el matrimonio con su secuestrador, Ali Azhar, ahora detenido. El Tribunal Superior también ha dictaminado que la niña deberá estar presente en la audiencia el próximo 5 de noviembre, una medida que no se cumplió en la audiencia en la que se aceptó su conversión y su matrimonio como legal.

Según se explica en el comunicado de Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), organización que está cubriendo los gastos de la defensa de la niña, “la liberación de Arzoo no significa que el proceso judicial haya terminado definitivamente”.

“Todavía es necesario verificar cuáles serán las próximas decisiones del tribunal competente, confiando en la aplicación del Acta de Matrimonio Infantil que establece como ilegales los matrimonios con menores”, indica el comunicado de AIN.

La policía también arrestó al secuestrador Ali Azhar, quien vivía en una casa cercana al hogar familiar de Arzoo Raja y secuestró a la niña el 13 de octubre por la mañana, la convirtió a la fuerza y se casó con ella el mismo día.

La familia de la niña denunció el secuestro inmediatamente ante la policía, pero los secuestradores se dirigieron al Tribunal Superior que dictaminó que la conversión al islam y el matrimonio de Arzoo fue libre y voluntario.

Además, el 27 de octubre se emitió una orden judicial confirmando la sentencia con el argumento de que, aunque la niña era católica, “con el tiempo, habría entendido que el islam es una religión universal y pedido a sus padres y otros miembros de la familia que abrazaran el islam, pero estos se negaron categóricamente”.

Este caso ha causado una ola de indignación entre las minorías religiosas de Pakistán. El secuestro de niñas cristianas e hindúes para convertirlas al islam y casarlas con hombres musulmanes se repite de forma periódica en Pakistán.

El arzobispo de Karachi, cardenal Joseph Coutts, pidió justicia por el caso de Arzoo y exigió medidas severas para evitar que estos ataques sigan ocurriendo. 

“Pedimos a las autoridades del gobierno de Sindh, a los agentes de policía y al poder judicial que se haga justicia con un juicio justo”, dijo el arzobispo.

Por su parte el padre James Channan OP, director del Peace Center de Lahore, manifestó que “es una victoria de la ley y la justicia que podemos experimentar en Pakistán si se toma en serio y con justicia. El secuestro, la conversión forzada y el matrimonio forzoso con Azhar Ali, una persona malvada de 44 años, ha sido un duro golpe y un desafío para nuestro sistema judicial y político.

“La liberación de Arzoo en tan poco tiempo es un signo de la lucha común, de las oraciones, manifestaciones pacíficas y de protesta de la comunidad cristiana”, concluyó el sacerdote. +