Martes 18 de junio de 2024

Líbano: miles de cristianos desplazados por los enfrentamientos entre Hezbollah e Israel

  • 28 de diciembre, 2023
  • Beirut (Líbano) (AICA)
Hasta el 90 % de la población de las aldeas cristianas del sur del Líbano ha abandonado sus hogares desde octubre, en busca de seguridad frente al intercambio diario de cohetes en la frontera
Doná a AICA.org

Los cristianos que viven en las aldeas fronterizas del sur del Líbano celebraron este año una Navidad apagada, bajo la sombra de la guerra en curso en Gaza y su extensión en el Líbano. Desde el estallido de la guerra entre Israel y Hamas, el 7 de octubre, el grupo militante chiita libanés Hezbollah y las fuerzas israelíes han participado en enfrentamientos casi diarios en la frontera, los cuales -según se informa- mataron a 159 personas del lado libanés, la mayoría de ellos militantes de Hezbollah y de sus grupos aliados, pero también al menos a 17 civiles.

Al respecto, los temores de una escalada hacia una guerra a gran escala han aumentado aún más en los últimos días, después de que las fuerzas israelíes mataran a seis combatientes de Hezbollah, incluido Hussein Ibrahim Salameh, también conocido como “Nasser”.

Pueblos cristianos afectados por el fuego cruzado
Si bien los ataques israelíes se han dirigido a objetivos de Hezbollah, situados principalmente en zonas chiítas, varias aldeas cristianas también han sufrido daños colaterales, lo que ha obligado a muchas familias de esos poblados a huir hacia el Norte.

Según datos obtenidos por la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), en Alma Al-Shaab, el pueblo más afectado, 15 viviendas han sido destruidas por los misiles.

Si bien las familias cristianas en Beirut han ofrecido alojamiento a las familias desplazadas, algunos de los que huyeron han regresado desde entonces a sus hogares devastados, debido a la escasez de alojamiento a largo plazo en otras partes del país.

Xavier Stephen Bisits, jefe de proyectos de ACN en el Líbano, informó que algunos campos agrícolas también han resultado dañados, lo que ha afectado los medios de vida de muchas familias, que ya eran pobres como resultado de la actual crisis económica y financiera del Líbano.  

Bisits dijo que todos los sacerdotes y religiosos han permanecido en las aldeas para atender a los que son demasiado ancianos o frágiles para trasladarse. Añadió que el obispo maronita de Tiro celebró recientemente misa en el pueblo de Rmeich, bajo amenaza de bombas, y que el obispo melquita de Tiro también realizó una gira para realizar un relevamiento de los fieles en los pueblos a lo largo de la frontera. “Esto es un testimonio de la fe sólida y la resiliencia de la gente de esta región”, afirmó.

Bisits confirmó que existe un temor generalizado respecto de que los combates se intensifiquen, y que el conflicto actual trae recuerdos de la guerra entre Israel y Hezbollah de 2006.

Los líderes religiosos locales dijeron a ACN que otra guerra sería una gran amenaza para la presencia cristiana histórica en la zona. Por su parte, ACN ha ayudado a aliviar el sufrimiento proporcionando paquetes de alimentos, asistencia médica y acceso a educación en línea a los alumnos de las escuelas católicas del sur del Líbano.

El patriarca Bechara Al-Rahi pide que el Líbano permanezca neutral
En medio de crecientes hostilidades entre Hezbollah y las fuerzas israelíes, el día de Navidad, el patriarca maronita, cardenal Bechara Al-Rahi, reiteró su petición de que el Líbano permanezca neutral. "Rechazamos la extensión de la guerra a los pueblos del sur", dijo el Patriarca en su homilía navideña. "El Líbano no es una tierra de guerra, sino una tierra de diálogo y paz".

Mientras condenaba las muertes en Gaza, el cardenal Al-Rahi recordó que la expansión de la guerra hacia el Líbano contradice tanto la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU, que fue adoptada para poner fin a la guerra entre Israel y Hezbolá en 2006, como la 'Declaración de Baabda' de 2012, que subrayó la neutralidad del Líbano respecto de los acontecimientos en la región de Oriente Medio.

“La neutralidad del Líbano fue el núcleo de la identidad de este país desde 1860, y es políticamente neutral en el sentido de que ni lucha ni es combatido”, dijo el patriarca.+