Viernes 23 de julio de 2021

Latinoamérica conmemoró el Día del Refugiado con el cardenal Tagle

  • 21 de junio, 2021
  • Bogotá (Celam) (AICA)
Cáritas Latinoamérica y el Caribe y la Red Clamor conmemoraron el Día Internacional del Refugiado, que el 20 de junio cumplió 20 años de celebración.
Doná a AICA.org

El cardenal Luis Antonio Tagle, arzobispo emérito de Manila, prefecto del Dicasterio para la Evangelización de los Pueblos y presidente de Cáritas Internationalis, participó del seminario continental sobre Incidencia contra la Trata de Personas organizado por la Red Clamor como parte de la campaña que llevan adelante contra la trata: “La vida no es mercancía, se trata de personas”.

En esta velada que combinó canto, oración y disertaciones, el cardenal Tagle señaló que el flagelo de la trata de personas tiene como causa “una mentalidad y economía defectuosas”.

El arzobispo emérito de Manila, informó el Celam, hizo un balance de la campaña Compartiendo el viaje (#sharethejourney), organizada para “crear puentes de esperanza entre las islas que han sido separadas unas de otras por el miedo”.

“Nos pusimos un reto a nosotros mismos, no solo ver a los migrantes, sino mirarles con compasión, no solo oír su voz sino escuchar sus historias y preocupaciones, no solo pasar por el otro lado, sino pararse como el buen samaritano, y vivir un momento de comunión y solidaridad con ellos y ellas”, indicó.

Por eso “Cuatro años después puedo decir que la campaña Compartiendo el viaje ayudó a Cáritas a llegar a los migrantes a abrazar su pobreza y su sufrimiento a levantarlos con la convicción de que no son números, sino personas con nombre, dignidad, historia y sueños”.

El cardenal Tagle aprovechó para agradecer a la Red Clamor y a la red Tamar por el servicio a los migrantes y refugiados. También recordó sus visitas a Grecia, Líbano, Irak, Siria, Jordania y Bangladesh.

Al respecto expresó: “Tenía sentimientos encontrados, por una parte, me alegraba que estuvieran recibiendo atención, pero por otro lado pensaba como se sentiría si este fuera para ellos un estado permanente o temporal. No podía imaginarme cómo responderían los padres a sus hijos si les preguntasen por el futuro que les esperaba”.

Además, describió que, en su propio país, Filipinas, conoció a miles de desplazados que “cargan las heridas de violentos conflictos, pobreza, el tráfico humano, desastres ambientales”.

Por tanto “estos refugiados me recuerdan mis raíces migrantes, en ellos veo a mi  abuelo  que nació  en China, pero se vio forzado a  dejar su tierra de joven con su tío, para ir a Filipinas en busca de un mejor futuro”.

El cardenal Tagle añadió: “Puedo imaginar el dolor de su madre que nunca volvería a ver a su hijo, desgraciadamente esta historia se repite una y otra vez en nuestro tiempo”. +