Lunes 14 de junio de 2021

Las Hermanas Trinitarias hacen su descargo tras la detención de una religiosa

  • 10 de junio, 2021
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
La congregación manifestó su apoyo a la monja acusada por supuesto abuso sexual y ratificó que espera que el episodio "al menos confuso" se aclare debidamente con una investigación judicial.
Doná a AICA.org

Las Hermanas Trinitarias manifestaron su apoyo incondicional a la religiosa detenida tras una denuncia por supuesto abuso sexual a una menor de edad y destacaron que estos hechos producen un “perjuicio irreparable que con todo ello se está generando en una congregación centenaria que ayuda denodadamente a jóvenes en todo el mundo”.

“A partir de un episodio cuanto menos confuso y que requiere de una investigación profunda de la Justicia a la que la propia hermana se ha sometido voluntariamente desde hace semanas, que se hable de una manera generalizada y sin ninguna información real en contra de ella y de la institución, es una verdadera tragedia”, expresa la congregación en un comunicado.

“Confiamos en Dios y en la justicia argentina, y estamos convencidas que todo esto se aclarará debidamente con una investigación judicial, con la cual colaboraremos en todo lo que sea necesario, invitando a las autoridades a conocer el lugar y la obra de bien que hacemos hace tanto tiempo, y ofrecemos los testimonios de todas aquellas chicas que ante la noticia en los medios se han puesto a disposición para declarar la obra y la calidad humana de todas las Hermanas Trinitarias, por supuesto incluida la hermana Marina que tanto está sufriendo en estos momentos”, subraya.

“Solo pedimos tener conciencia que, todo lo que injustamente se dice hoy sin certeza alguna y sin un conocimiento real de lo sucedido no va a tener remedio en el futuro, y quizás hasta termine quitándoles a muchas chicas que dependen de las Hermanas Trinitarias la oportunidad de una vida mejor, concluye.

Texto del comunicado
Ante las noticias públicas derivadas de una denuncia por un supuesto abuso sexual y la detención de una de nuestras religiosas, nos vemos en la obligación de manifestar a la opinión pública nuestro apoyo incondicional a la hermana Marina y particularmente poner de resalto el perjuicio irreparable que con todo ello se está generando en una congregación centenaria que ayuda denodadamente a jóvenes en todo el mundo. 

Las Hermanas Trinitarias somos una comunidad de religiosas, fundada en 1885 en Madrid por el Padre Francisco Méndez y la Madre Mariana Allsopp, con la misión de abrir una puerta de Esperanza a muchas jóvenes que necesitan de nuestra ayuda ya que en sus hogares y por diversos motivos no reciben la contención necesaria para desarrollar sus proyectos de vida. Estamos presentes en las ciudades más importantes de España como así también en México, Argentina, Uruguay, Guatemala, Italia e India. La Misión la realizamos a través de Residencias de Jóvenes, Hogares de Menores, Centros Educativos, Casas de Acogida, Pastoral Penitenciaria, Centro de Niños y diferentes proyectos sociales y misiones en favor de la juventud y la mujer necesitada.

Desde el año 1929 las Hermanas Trinitarias se instalaron en la Argentina, desarrollando su misión pastoral y de atención a jóvenes en las localidades de Boulogne y San Miguel, de la Provincia de Buenos Aires. 

Los Hogares trinitarios son una respuesta a las jóvenes que carecen de hogar propio o han tenido que abandonarlo por diferentes causas. En muchas oportunidades son enviadas por las autoridades después de experiencias de ruptura en el propio hogar o en instituciones y las recibimos con el amor que la obra brinda en todo el mundo. En muchos casos vienen de sus hogares habiendo sufrido diferentes experiencias traumáticas. Nuestra misión es darles la contención familiar que no tuvieron, y ello implica un enorme esfuerzo de las hermanas que como si fuéramos una madre intentamos educarlas y brindarles un mejor futuro. El testimonio de cientos de ellas durante todos estos años es la mejor demostración de nuestra obra. 

Es por ello, que a partir de un episodio cuanto menos confuso y que requiere de una investigación profunda de la Justicia a la que la propia hermana se ha sometido voluntariamente desde hace semanas, que se hable de una manera generalizada y sin ninguna información real en contra de ella y de la Institución, es una verdadera tragedia. Difícilmente el daño personal e institucional que se está generando pueda repararse, aun cuando todo quede finalmente aclarado en el futuro.

Sinceramente no salimos de nuestro estupor por lo vivido en el día hoy con la detención de la hermana Marina ya que, al margen de conocerla y valorarla durante años como una gran persona, fue ella misma, ni bien se supo de la existencia de la denuncia, quien solicitó presentarse para estar a derecho ante la Justicia. La Institución le designó abogados defensores que presentaron hace más de dos semanas el escrito en el cual Marina se puso a entera disposición y se ofreció a dar todas las explicaciones que fueran necesarias. Desde aquel momento esperaba la oportunidad para despejar todas las dudas que pudieran existir y nadie la convocó. Por nuestra parte como Institución y ante la existencia de una denuncia penal, por consejos de nuestros asesores y para evitar re-victimizar a la denunciante, a quien le brindamos todo nuestro apoyo, aprovechando un requerimiento del hogar de San Miguel de una voluntaria temporaria fue la hermana Marina para allí a ayudar, motivo por el cual ningún contacto con la denunciante o el resto de las niñas de Boulogne ha tenido todo este último tiempo. Es por ello que no se comprende el porqué de una medida tan drástica como la privación de la libertad de una hermana de 64 años, que no tiene otra familia que nuestro Hogar de Hermanas Trinitarias, que no tiene contacto alguno con la victima ni ninguna de sus compañeras, y que, finalmente, se ha ofrecido voluntariamente a la justicia para que realicen todas las pruebas o pericias que se necesitaran, asumiendo plenamente las decisiones que de ellas surjan. Nadie la llamó durante semanas, y ayer, aun mediante la traumática situación de estar detenida, decidió declarar y contestar todas las preguntas de la Fiscalía y aclarar todo este confuso episodio. No comprende los motivos por los cuales la joven pudo haberse sentido incómoda ya que su trato como cocinera del hogar siempre fue muy cordial, y jamás tuvo de su parte algún reproche en ningún sentido, con lo cual no sale de su asombro por lo que está viviendo y así se lo explicó a las autoridades. Tampoco entiende porqué la detuvieron siendo que hace semanas que se presentó a la justicia, designó abogados, no tiene trato alguno con las jóvenes, y por supuesto, no tiene intención alguna de obstaculizar la investigación sino todo lo contrario. 

Confiamos en Dios y en la justicia argentina, y estamos convencidas que todo esto se aclarará debidamente con una investigación judicial, con la cual colaboraremos en todo lo que sea necesario, invitando a las autoridades a conocer el lugar y la obra de bien que hacemos hace tanto tiempo, y ofrecemos los testimonios de todas aquellas chicas que ante la noticia en los medios se han puesto a disposición para declarar la obra y la calidad humana de todas las Hermanas Trinitarias, por supuesto incluida la hermana Marina que tanto está sufriendo en estos momentos. 

Solo pedimos tener conciencia que, todo lo que injustamente se dice hoy sin certeza alguna y sin un conocimiento real de lo sucedido no va a tener remedio en el futuro, y quizás hasta termine quitándoles a muchas chicas que dependen de las Hermanas Trinitarias la oportunidad de una vida mejor.+