Domingo 26 de septiembre de 2021

Las "Campanas contra el hambre" volverán a sonar en Austria

  • 28 de julio, 2021
  • Viena (Austria) (AICA)
Cáritas Austria junto a la Conferencia Episcopal de Austria vuelven a hacer sonar las campanas el próximo 30 de julio para despertar la atención ante la tragedia del hambre en el mundo.
Doná a AICA.org

Por cuarta vez en lo que va del año, Cáritas Austria junto a la Conferencia Episcopal de Austria volverán a hacer sonar las campanas el próximo 30 de julio para llamar la atención ante la tragedia del hambre en el mundo.

Ochocientos veinte millones de personas en el mundo -una de cada nueve- pasan hambre en el planeta, y en el último año el fenómeno volvió a aumentar debido a las restricciones impuestas por la pandemia de la covid-19. Esto es especialmente cierto en África, donde la crisis del coronavirus se suma a los numerosos conflictos que afligen al continente y a los desastrosos efectos del cambio climático en las cosechas.

“Durante cinco minutos las campanas de las iglesias austríacas repicarán el 30 de julio, a las 15, la hora de la muerte de Jesús, para llamar la atención sobre el hecho de que cada día miles de hombres, mujeres y niños siguen muriendo de hambre o de sus consecuencias”, precisaron los promotores de la iniciativa, Cáritas Austria, con el apoyo de la Conferencia Episcopal Austriaca (Öbk).

Uno de cada tres niños en África sufre desnutrición crónica, con consecuencias irreversibles en su crecimiento físico e intelectual, señala Cáritas Austria. 

Por lo tanto, indican, es imperativo no abandonar a las personas que viven con hambre y luchan por sobrevivir cada día. "Glockenläuten gegen den Hunger” (tocando campanas contra el hambre), el título de la campaña, pretende ser, por tanto, un signo de solidaridad, pero también una llamada a la acción y al compromiso en favor de quienes padecen hambre.

"Vivimos en un mundo en el que el hambre sigue siendo, en gran medida, una amarga realidad y debemos ayudar allí donde podamos hacerlo", dijo el arzobispo de Salzburgo, monseñor Franz Lackner y presidente de la Conferencia Episcopal Austríaca. Según el arzobispo austríaco, el tañido de la campana es un estímulo para la reflexión: sirve para llamarnos a la oración y "para sacarnos de nuestra rutina diaria, a menudo autorreferencial, trasladando nuestra atención a lo que ocurre a nuestro alrededor y en el mundo".+