Martes 24 de mayo de 2022

Lamentable sensacionalismo por el secuestro de ciudadana vaticana

  • 16 de abril, 2012
  • Ciudad del Vaticano
El director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, deploró la afirmación y sensacionalismo de los diarios italianos que vinculan al Vaticano con el secuestro de Emanuela Orlandi, adolescente de 15 años hija de un funcionario vaticano. Su desaparición en Roma en 1983 conmocionó a la sociedad italiana y hasta la fecha se desconoce su paradero. Lombardi enfatizó "que la atribución de conocimientos de secretos relacionados con el secuestro por parte de personas pertenecientes a instituciones vaticanas sin indicar un nombre, no corresponde a una información seria", y "a veces, parece casi una coartada ante el desconsuelo y la frustración por no conseguir encontrar la verdad". "Que no sea esto un motivo para descargar sobre el Vaticano culpas que no tiene, sino que más bien sea una ocasión para darse cuenta de la realidad terrible y a menudo olvidada que es la desaparición de personas ?en particular de las más jóvenes-, y oponerse con todas las fuerzas a la actividad
Doná a AICA.org
En una nota publicada este sábado 14 de abril, el director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, deploró la afirmación de los diarios italianos que vinculan al Vaticano con el secuestro de una ciudadana vaticana en el año 1983.

El padre Lombardi afirmó con decisión "que la atribución de conocimientos de secretos relacionados con el secuestro por parte de personas pertenecientes a las instituciones vaticanas sin indicar un nombre, no corresponde a ninguna información con fundamento", y "en ocasiones, parece casi una coartada ante el desconsuelo y la frustración por no conseguir encontrar la verdad".

El caso de Emanuela Orlandi, hija de un funcionario vaticano, conmocionó a la sociedad italiana. La adolescente de 15 años desapareció en Roma en 1983 y hasta la fecha se desconoce su paradero.

"Todas las autoridades vaticanas colaboraron con compromiso y transparencia con las autoridades italianas para afrontar la situación del secuestro en su primera fase, y después también en las investigaciones sucesivas", recordó el Padre Lombardi.

"No se ha escondido nada ni en el Vaticano hay ?secretos? que revelar sobre el tema. Continuar afirmándolo es totalmente injustificado también porque, se reafirma una vez más, todo el material llegado al Vaticano fue entregado, a su tiempo, al fiscal inquirente y a las autoridades de la policía", y todos los investigadores italianos "tuvieron acceso directo a la familia Orlandi y a la documentación útil a las investigaciones".

Además, agregó que si las autoridades pertinentes creyeran útil nuevas investigaciones vaticanas "pueden hacerlo en cualquier momento", y "encontrarán como siempre la colaboración apropiada".

El padre Lombardi también recordó la profunda preocupación del beato Juan Pablo II por esta desaparición y recordó que se pronunció hasta ocho veces públicamente para pedir su liberación.

Destacó la cercanía del entonces Pontífice al sufrimiento de la familia, y "todavía más porque este sufrimiento por desgracia se reaviva al surgir cada pista nueva de explicación, hasta ahora sin éxito".

"Que no sea esto un motivo para descargar sobre el Vaticano culpas que no tiene, sino que más bien sea una ocasión para darse cuenta de la realidad terrible y a menudo olvidada que constituye la desaparición de las personas ?en particular de las más jóvenes-, y oponerse de parte de todos y con todas las fuerzas a toda actividad criminal que las causa", dijo.+