Martes 21 de septiembre de 2021

La UCASAL criticó el fallo de la Corte Suprema sobre aborto

  • 4 de abril, 2012
  • Salta (AICA)
El Instituto de la Familia y la Vida de la Universidad de la Univerdidad Católica de Salta (UCASAL) criticó el reciente fallo de la Suprema Corte de Justicia al advertir que esa sentencia judicial "ofrece una solución parcial olvidándose de aquellas mujeres que, siendo víctimas del mismo delito, no quedan embarazadas", y reclamó que "no hay que perder de vista que la práctica del aborto constituye una decisión irreversible y las consecuencias del síndrome pos aborto pueden resultar tanto o más graves que las secuelas de un abuso sexual".
Doná a AICA.org
El Instituto de la Familia y la Vida de la Universidad de la Universidad Católica de Salta (UCASAL) criticó el reciente fallo de la Suprema Corte de Justicia al advertir que "si bien el fallo en cuestión dice proteger los derechos de la mujer víctima de este delito, discrimina y condena al niño por nacer que es la persona más inocente, vulnerable e indefensa en esta difícil situación. Todos los niños tienen la misma dignidad y los mismos derechos, independientemente de la intención y circunstancias en las que fueron concebidos".

En una declaración titulada "Toda vida humana es valiosa y única", firmada por la directora del Instituto Rosa Zacca, se sostiene que la sentencia judicial del máximo tribunal "ofrece una solución parcial olvidándose de aquellas mujeres que, siendo víctimas del mismo delito, no quedan embarazadas".

Asimismo, se reclama que "no hay que perder de vista que la práctica del aborto constituye una decisión irreversible y las consecuencias del síndrome pos aborto pueden resultar tanto o más graves que las secuelas de un abuso sexual".

El Instituto de la Familia y la Vida exhorta "a la sociedad en su conjunto, desde los más altos niveles de decisión y responsabilidad, a asumir una firme y clara defensa y promoción de toda vida humana, tal como ha sido el actuar y querer de nuestro pueblo hasta hoy".

Texto de la declaración
Ante el reciente fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de fecha 13 de marzo y el Decreto Nº 1170/12 del Sr. Gobernador de la Provincia, sobre la reglamentación de la práctica del aborto no punible y habiendo recibido reiteradas solicitudes de opinión, el Instituto de la Familia y la Vida de la Universidad Católica de Salta, comprometido desde siempre en su accionar con todas las problemáticas inherentes a la familia, la educación y la vida, entiende que

? Toda vida humana es valiosa y única, su existencia trasciende no sólo lo meramente biológico, sino las circunstancias en las que hubiera sido gestada. Por esto, es merecedora del máximo cuidado y respeto.

? La vida de toda persona se inicia con la concepción, conforme lo establecen el art. 70 del Código Civil, la reserva efectuada por nuestro País al ratificar la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y el Pacto de San José de Costa Rica.

? Este concepto jurídico está amplia y científicamente confirmado por toda la ciencia biomédica (cfr. Declaración de la Academia Nacional de Medicina del 30/09/2010).

? Al igual que toda persona, la mujer debe ser respetada en su integridad moral y sexual y, en los casos de violación, debe recibir el máximo apoyo y acompañamiento por parte de la sociedad. El daño producido no se puede revertir. En un acto de grandeza se hace preciso romper el círculo de violencia generado.

? El abuso sexual constituye un delito penal que debe ser investigado y severamente penalizado, conforme lo prevé el Código Penal Argentino.

El fallo de la CSJN resolvió que toda mujer que haya sufrido una violación, puede solicitar la práctica del aborto sin necesidad de autorización judicial. Frente a esta decisión es oportuno considerar

? Que la interpretación de la Corte no se ajusta al art. 86 inc. 2 del Código Penal, el cual expresamente regula el aborto terapéutico sólo para las mujeres con padecimiento mental.

? Si bien el fallo en cuestión dice proteger los derechos de la mujer víctima de este delito, discrimina y condena al niño por nacer que es la persona más inocente, vulnerable e indefensa en esta difícil situación. Todos los niños tienen la misma dignidad y los mismos derechos, independientemente de la intención y circunstancias en las que fueron concebidos.

? El aborto no constituye la única alternativa posible frente a una violación pues nuestro País expresamente regula el instituto de la adopción en los art. 311 y siguientes del Código Civil.

? La sentencia judicial ofrece una solución parcial olvidándose de aquellas mujeres que, siendo víctimas del mismo delito, no quedan embarazadas.

? No hay que perder de vista que la práctica del aborto constituye una decisión irreversible y las consecuencias del síndrome pos aborto pueden resultar tanto o más graves que las secuelas de un abuso sexual.

En cuanto al ámbito provincial, nos parece pertinente destacar

? La oportuna defensa del federalismo y autonomía de las provincias realizada por el Sr. Gobernador, al sostener que "las normas de procedimiento no pueden ser impuestas a nivel federal". No se trata de una ley, sino de una sentencia judicial que resuelve un caso concreto.

? En el Decreto 1170/12, se ha omitido el reconocimiento explícito del derecho a la objeción de conciencia de los profesionales de la salud, las distintas instituciones sanitarias y los letrados involucrados.

En la recepción de las declaraciones juradas previstas en el Decreto reglamentario, se implica a los Defensores oficiales civiles, cuya función es la defensa de las personas carentes de recursos y a los Asesores de Incapaces encargados de velar precisamente por la defensa de los derechos de los niños.

? Finalmente, el decreto establece la necesidad de una declaración jurada para posibilitar la práctica abortiva, lo que abriría de hecho las puertas a su despenalización, contrariando así el respeto incondicional que merece toda vida humana.

El Instituto de la Familia y la Vida exhorta a la sociedad en su conjunto, desde los más altos niveles de decisión y responsabilidad, a asumir una firme y clara defensa y promoción de toda vida humana, tal como ha sido el actuar y querer de nuestro pueblo hasta hoy.+