Martes 28 de mayo de 2024

La Santa Sede ante la ONU: la paz no se construye con armas

  • 4 de abril, 2024
  • Nueva York (Naciones Unidas) (AICA)
"Las armas crean desconfianza y desvían recursos", dijo el observador permanente del Vaticano ante la Comisión de Desarme de la ONU, durante la 78ª sesión de la Asamblea General en Nueva York.
Doná a AICA.org

En medio de crecientes gastos militares y crecientes conflictos en todo el mundo, la Santa Sede reiteró una vez más su llamado urgente a rechazar la disuasión nuclear, que sólo ofrece una ilusión de paz. "En lugar de prevenir conflictos, la disponibilidad de armas fomenta su uso y aumenta su producción", genera desconfianza y desvía recursos, advirtió el arzobispo Gabriele Caccia, observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas.

En una declaración dirigida a la Comisión de Desarme de la ONU, el representante vaticano reafirmó que la proliferación, el almacenamiento y el uso de armas hacen del desarme “un deber moral”, que llama a “todos los miembros de la gran familia de naciones a pasar de un equilibrio de miedo a un equilibrio de confianza”, la única base, dijo, sobre la cual se puede lograr una paz duradera.

La Santa Sede insta a renovar esfuerzos para avanzar en el desarme nuclear
“La lógica ilusoria de la disuasión -observó Caccia- se utiliza a menudo para justificar lo injustificable, es decir, la posesión continua de armas nucleares, cualquier uso de las cuales tendría consecuencias humanitarias y medioambientales catastróficas, que no distinguen entre combatientes y no combatientes”.

Por lo tanto, reiteró el llamado de la Santa Sede a instar a todos los Estados a unirse al Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW), "contribuyendo así a la sustitución de una concepción negativa de la seguridad por una positiva".

El tratado, que incluye un conjunto completo de prohibiciones de participar en cualquier actividad de armas nucleares, fue adoptado por 122 Estados en 2017.

Necesidad de un marco legal para la inteligencia artificial
En su declaración, monseñor Caccia también se refirió a la urgente necesidad de desarrollar un marco normativo y operativo sobre el uso de la inteligencia artificial (IA).

En ese sentido, reiteró la propuesta de la Santa Sede de considerar la creación de una agencia internacional sobre IA, al tiempo que instó a la comunidad global de naciones a trabajar juntas para adoptar un tratado internacional vinculante que regule el desarrollo y uso de la inteligencia artificial en sus múltiples formas.

Un régimen de gobernanza de ese tipo, afirmó, “puede ayudar a garantizar que las tecnologías emergentes sirvan a la humanidad en su conjunto, en lugar de a intereses particulares”.

"Se pueden establecer muchos paralelismos entre la gobernanza internacional de la tecnología nuclear y la urgente necesidad de desarrollar un marco normativo y operativo sobre el uso de la inteligencia artificial", agregó.

La paz no se construye con armas
Para concluir, el arzobispo Caccia renovó el incesante llamado de la Santa Sede a "silenciar las armas" y a seguir con decisión el camino del desarme gradual pero completo, insistiendo en que "la paz no se construye con las armas, sino mediante la escucha paciente, el diálogo y la cooperación", que siguen siendo los únicos medios dignos de la persona humana para resolver las diferencias”.+