Jueves 30 de junio de 2022

La Rioja compartió las conclusiones de la etapa sinodal de escucha

  • 21 de junio, 2022
  • La Rioja (AICA)
La diócesis de La Rioja concluyó la etapa de escucha del camino sinodal y compartió las conclusiones.
Doná a AICA.org

Luego de la etapa de escucha del proceso sinodal en la diócesis de La Rioja, que comenzó en noviembre de 2021 y culminó con un encuentro diocesano realizado el 23 de abril de 2022, en el que se trabajó sobre los datos aportados por las parroquias, movimientos y distintas áreas de pastoral, un equipo de redacción compuesto por nueve personas realizó una síntesis que describe las luces (lo edificante y positivo, sus fortalezas) y sombras (dificultades, lo negativo, debilidades) de la Iglesia diocesana.

En ese marco, se enumeraron propuestas entre las que se incluyen la de ser una Iglesia que camine junto al pueblo de Dios con creatividad y audacia; que valore la religiosidad popular y haga de la sinodalidad un instrumento de evangelización; dispuesta a la escucha y participación, con diálogo abierto, sincero y amable, ecuménica, inclusiva y actualizada.

Se propone que sea espacio de oración y escucha de la Palabra de Dios, preparada para recibir a todos "como vienen" y acompañar distintas realidades; hospital de campaña para curar heridas, asumir los propios errores y pedir perdón. Con compromiso con los pobres y marginados.

Iglesia que cuide y defienda la vida en todas sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural, con valor para defender con palabras y hechos el valor inestimable de la vida; con la fraternidad como práctica constante, con apertura de corazón para aceptar la diversidad de carismas.

Que no pierda su centralidad en Cristo, que abrace al prójimo, se haga visible en la cercanía con el hermano, y menos clerical, permitiendo a todos poner al servicio de Dios sus talentos y dones recibidos, en la construcción del Reino. Transparente para administrar los bienes económicos; que cuide a sus miembros para que sientan la cercanía; que promueva un laicado corresponsable de la misión evangelizadora; que valore y respete a la mujer; que promueva todas las vocaciones, comprometida con la realidad en todas sus dimensiones; que tenga una mirada sobre los factores de la crisis mundial. Que asuma con sentido cristiano todo lo que reclama la promoción integral de las personas.

Una Iglesia que asuma como desafío urgente proteger nuestra casa común, que acompañe y ofrezca solidez a las propuestas para un desarrollo sostenible e integral, que promueva el cuidado del medio ambiente, teniendo en cuenta la relación que hay entre la naturaleza y la sociedad que la habita.

Finalmente, una Iglesia abierta a la misión más allá de las fronteras de la diócesis, con actitud de escucha al llamado de Dios de ir a otros lugares, a llevar la fuerza de la Palabra y compartir la riqueza de su religiosidad.+

» Texto completo del documento conclusivo (PDF)