Lunes 18 de octubre de 2021

La Rioja celebró la fiesta invernal en honor de San Nicolás

  • 5 de julio, 2021
  • La Rioja (AICA)
La comunidad diocesana de La Rioja celebró el 4 de julio a su patrono, San Nicolás de Bari. El obispo, monseñor Dante Braida, realizó un recorrido misionero con la imagen del santo y presidió la misa.
Doná a AICA.org

En el cierre de la fiesta patronal de invierno en honor de San Nicolás de Bari, el obispo de La Rioja, monseñor Dante Braida, presidió una misa y recorrió las parroquias de la capital en una visita misionera encabezada por la imagen del santo, y acompañada por las imágenes del Niño Alcalde y la Virgen del Valle.

La visita misionera reemplazó a la tradicional procesión con las sagradas imágenes, debido a la situación sanitaria provincial, y se realizó en consonancia con el lema que acompañó la celebración de este año y que expresa el trabajo que la diócesis comienza a realizar con los lineamientos pastorales: “Con San Nicolás y la Virgen del Valle vivamos una Iglesia Fraterna, Orante y en Salida”.

Durante la misa, monseñor Braida expresó: "Estamos reunidos con mucha alegría, una alegría que se refleja en la ornamentación que la ciudad realizó para vivir esta festividad, en la música, en la liturgia de esta ceremonia y por el rezo de estos nueve días reflexionando sobre la vida de San José y también sobre las líneas pastorales que nos acompañan para asumir los desafíos de esta época”. 

En este sentido, enfatizó su exhortación diciendo que “este año celebramos una vez más esta festividad en un clima de pandemia que puede percibirse de muy cerca. Ayer falleció nuestro querido padre Roberto Rodríguez, obispo emérito de La Rioja también afectado por el Covid. Por eso rezamos especialmente en esta misa por su vida, su ministerio, su servicio”. 

No obstante, animó a la comunidad diciendo que “cuando los discípulos estaban en el encierro, con miedo, Jesús se apareció en medio de ellos y reanimó su espíritu llenándolos de alegría. Una alegría que se extendió por generaciones. Por eso los animo a que puedan abrir sus corazones para dejarse llenar por Jesús y así animar sus vidas en Él”. 

Haciendo referencia al Evangelio, el prelado expresó: “Jesús experimenta que nadie es profeta en su tierra. Cuando Él llegó a Nazaret se sintió incomprendido, todos lo miraban con desconfianza, pero Él no se quedó con eso y siguió unido a su Padre para seguir fortaleciendo su misión en esta tierra”. 

Monseñor Braida relacionó esta intimidad de Jesús con su padre Dios, con la vida de San Nicolás en su misión pastoral, al decir que “fue un hombre de mucha oración, aprendió a discernir la voluntad de Dios. Y en él se reúnen dos condiciones muy importantes: primero una vida orante que la comparte junto a su tío como obispo y después ya asumiendo su vida pastoral emprende una vida misionera saliendo al encuentro de sus hermanos”. 

“Para nosotros -expresó- nuestras líneas pastorales nos plantean una vida orante donde escuchemos la voz del Señor, la hagamos crecer como Jesús, que crecía en cuerpo y en espiritualidad, y asumir nuestra misión de ser una Iglesia en salida”.

Finalizada la celebración religiosa, las imágenes emprendieron la visita misionera por las calles de la capital, acompañados por los alféreces y apóstoles de San Nicolás, y por los custodios de la Virgen del Valle. 

El recorrido se inició visitando primero el templo parroquial San Francisco, donde el Niño Alcalde salió al encuentro con San Nicolás y la Virgen del Valle para acompañar el peregrinar a las comunidades parroquiales de la zona norte de la capital. 

Pasado el mediodía, las imágenes se trasladaron hasta las comunidades de la zona sur, continuando por el sector oeste de la Ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja para retornar en horas de la tarde al centro capitalino y concluir allí con la festividad. 

A su llegada, monseñor Dante Braida compartió el mensaje de invierno desde el atrio de la iglesia catedral e impartió la bendición a los fieles.+