Jueves 26 de mayo de 2022

La Pastoral Social de Córdoba insiste en alertar sobre la legalización del juego online

  • 22 de diciembre, 2021
  • Córdoba (AICA)
"Legalizar el juego es exprimir a los pobres", sostuvo en un comunicado ante el inminente tratamiento legislativo en la provincia. Exhortó a promover la cultura del trabajo, no la del juego.
Doná a AICA.org

La Pastoral Social de la arquidiócesis de Córdoba tituló "Legalizar el juego es exprimir a los pobres" un nuevo pronunciamiento ante el inminente tratamiento en la Legislatura provincial de un proyecto de ley que propone legalizar el juego y las apuesta online.

"Nos vemos en la necesidad de expresar, una vez más, nuestra honda preocupación por lo que consideramos una iniciativa que favorecerá un negocio que se aprovecha de la fragilidad de los más vulnerables", sostuvo en su última declaración.

Tras advertir que "legalizar el juego es fomentar el juego", exhortó a promover la cultura del trabajo, no la del juego.

La Pastoral Social cordobesa, con toda la sociedad, pidió a los legisladores "actitudes responsables en favor del bien común, iniciativas y políticas creativas que incrementen las fuentes de trabajo como presupuesto de la deseada movilidad social ascendente".

"En este tiempo tan especial de Navidad, en el que también celebramos que Dios asumió en Jesús todas nuestras alegrías, dolores, desafíos y esperanzas, compartimos el deseo de que el año próximo trabajemos todos juntos en la búsqueda de herramientas y acciones que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos, en particular de los niños, niñas y adolescentes que están sumidos en la pobreza". 

Texto del pronunciamiento

Legalizar el juego es exprimir a los pobres

Ante el inminente tratamiento, en la Legislatura Provincial, del proyecto de ley que propone legalizar el juego y las apuestas online, las Pastorales Social y de Adicciones de la Arquidiócesis de Córdoba nos vemos en la necesidad de expresar, una vez más, nuestra honda preocupación por lo que consideramos una iniciativa que favorecerá un negocio que se aprovecha de la fragilidad de los más vulnerables.

Como ya señalamos, el Estado debe proteger al frágil, no exprimir su fragilidad. Hay cierta perversidad en la pretensión de justificar el negocio del juego con el argumento de que una parte de lo recaudado por el Estado, a través de esta ley o de otra ley, se destinará a ayuda social o la implementación de programas para prevenir o tratar la ludopatía. Es como darles a los pobres una parte de lo que antes se les quitó para que alguien, en el medio, haga un negocio.

Legalizar el juego es fomentar el juego
La ley, se dice, tiene un efecto pedagógico; educa, establece límites, indica el camino de la legalidad para una mejor convivencia. Al respecto, nos preguntamos: ¿Con qué argumento ético les explicaremos a nuestros niños y jóvenes que es la misma ley provincial la que les habilita el acceso al mundo de las apuestas, de los juegos de azar que -todos sabemos- son tan perjudiciales y adictivos?

Promover la cultura del trabajo, no del juego
En un país que tiene más del 60 por ciento de sus niños y adolescentes sumidos en la pobreza, es urgente generar propuestas que creen fuentes de trabajo digno, y que promuevan y favorezcan la cultura del trabajo y el esfuerzo. Este proyecto de ley va claramente en dirección contraria.

Con toda la sociedad, pedimos a las y los legisladores actitudes responsables en favor del bien común, iniciativas y políticas creativas que incrementen las fuentes de trabajo como presupuesto de la deseada movilidad social ascendente.

En este tiempo tan especial de Navidad, en el que también celebramos que Dios asumió en Jesús todas nuestras alegrías, dolores, desafíos y esperanzas, compartimos el deseo de que el año próximo trabajemos todos juntos en la búsqueda de herramientas y acciones que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos, en particular de los niños, niñas y adolescentes que están sumidos en la pobreza. 

Más información en http://www.pastoralessocialescba.org.ar/pastoral-social-de-cordoba/ .+