Lunes 6 de diciembre de 2021

La Orden de la Merced cumplirá en 2018 ocho siglos de fundación

  • 13 de enero, 2018
  • Córdoba
La Orden de la Merced, cuyos frailes misioneros fueron los primeros en llegar al actual territorio argentino, iniciará un Año Jubilar para celebrar los 800 años de su fundación. El Jubileo comenzará el próximo miércoles 17 de enero de 2018 y concluirá el 17 de enero de 2019.
Doná a AICA.org
La Orden de la Merced, cuyos frailes misioneros fueron los primeros en llegar al actual territorio argentino, iniciará un Año Jubilar para celebrar los 800 años de su fundación. El Jubileo comenzará el próximo miércoles 17 de enero de 2018 y concluirá el 17 de enero de 2019.

El hasta hace poco Maestro General de la Orden de la Merced, Fray Pablo Ordoñe, actualmente en la comunidad de Córdoba, -(0351)15.592-2808; pabloredent@merced.org.ar; pabloredent@hotmail.com- , informó que los actos oficiales de apertura del Año Jubilar se efectuaron en las diversas casas mercedarias del país el pasado 8 de diciembre de 2017.

La Orden de la Merced fue fundada en Barcelona (España) el 10 de agosto de 1218 y fue aprobada por el papa Gregorio IX el 17 de enero. El carisma mercedario -la redención de cautivos- nació cuando un joven mercader de Barcelona llamado Pedro Nolasco, sintió un llamado de Dios a liberar los cristianos cautivos en manos de los moros mahometanos que por entonces gobernaban España. En la madrugada del 1 al 2 de agosto de 1218 Pedro Nolasco tuvo una visión de la Virgen María que le decía que fundara una Orden de característica religioso-militar para la redención de cautivos.

El 10 de agosto de ese mismo año, Pedro Nolasco, con la participación del Rey Don Jaime de Aragón y ante el obispo de Barcelona, don Berenguer de Palou, fundó la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced. Su primera sede fue el Hospital de Santa Eulalia, en Barcelona.

Indulgencia Plenaria
La Santa Sede concedió indulgencia plenaria a todas las personas que, desde el 17 de enero de 2018 hasta el 17 de enero de 2019, ingresen a un templo jubilar (todos los templos conventuales y parroquiales confiados a la familia mercedaria) y cumplan los requisitos de confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Papa.

Con motivo de la celebración del Capítulo General de la Orden de la Merced en 2016, el papa Francisco recibió a los participantes de dicho Capítulo y entre otras cosas les dijo: "En el octavo centenario de la Orden, no dejen de proclamar el año de gracia del Señor a todos aquellos a los que son enviados: a los perseguidos por causa de su fe y a los privados de libertad, a las víctimas de la trata y a los jóvenes de sus escuelas, a los que atienden en sus obras de misericordia y a los fieles de las parroquias y las misiones que les han sido encomendadas por la Iglesia. Para cada uno de ellos y para toda la familia mercedaria va mi bendición y también mi ruego de que no se olviden de rezar por mí".

El padre Ordoñe señaló en su comunicación las comunidades mercedarias de la Argentina donde se puede acceder a la indulgencia plenaria:

- Convento Máximo San Lorenzo Mártir (25 de Mayo 83), Córdoba, fundado en 1601.
- Convento San Pedro Nolasco, (24 de septiembre 319), Santiago del Estero, fundado en 1557.
- Convento Nuestra Señora de la Merced (Padre Vázquez 150), Maipú, Mendoza, fundado en 1861.
- Convento San Pedro Nolasco (Av. Gaona 1730), Buenos Aires, fundado en 1893.
- Convento San Pedro Pascual (Av. Padres Mercedarios 49), Ranelagh, partido de Quilmes, provincia de Buenos Aires.
- Instituto León XIII (Agrimensor Enrique Bodereau), Villa Rivera Indarte, Córdoba, fundado en 1916.
- Convento San Pedro Nolasco (Matheu 598) San Miguel de Tucumán, fundado en 1933.
- Convento San Pedro Armengol (9 de Julio 118), La Rioja.
- Convento Santa Catalina, iglesia de La Merced (Montecaseros 1647), Mendoza.
- Parroquia Nuestra Señora de los Buenos Aires (Av. Gaona 1730), Buenos Aires.

Oración jubilar La Merced 800 años

Madre de la Merced,
que suscitaste en tu servidor Pedro Nolasco
el deseo de imitar a Cristo Redentor,
poniendo su vida al servicio de los más pobres
de entre los pobres, los cautivos;
al prepararnos a celebrar el Jubileo mercedario,
te pedimos que eleves nuestras oraciones al Padre,
fuente de misericordia,
para que seamos capaces de contemplar
la faz de tu Hijo en el rostro de los cautivos de hoy
y ofrezcamos, alegremente, llenos del Espíritu Santo,
nuestras vidas como moneda de rescate
por nuestros hermanos
que viven privados de libertad y sin esperanza
en las nuevas periferias de la cautividad.
Amén.+



Campaña Anual de Adviento y Navidad
AICA la hacen y la sostienen sus propios lectores mediante aportes voluntarios. Para enviar su donativo mediante tarjeta de crédito o de débito, transferencia bancaria, Pago Fácil, Rapipago y otras opciones, ingrese en: http://donar.aica.org/