Sábado 24 de febrero de 2024

La Iglesia platense celebró la ordenación de un nuevo sacerdote y dos diáconos

  • 7 de diciembre, 2023
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
Los seminaristas Santiago Alemán, Santiago Rocca y Ariel Ferrari fueron ordenados por el arzobispo de La Plata, Mons. Gabriel Mestre, quien les encomendó "un servicio sanante para nuestro pueblo".
Doná a AICA.org

El arzobispo de La Plata, monseñor Gabriel Mestre, presidió el miércoles 6 de diciembre la Eucaristía en la catedral local donde confirió el sacerdocio al diácono Santiago Alemán y el diaconado a los acólitos Ariel Ferrari y Santiago Rocca. Concelebraron los obispos auxiliares, monseñor Alberto Bochatey OSA, monseñor Jorge González y monseñor Federico Wechsung, junto con sacerdotes del clero platense.

Participaron de la celebración fieles de diversas parroquias, comunidades, religiosas, religiosos, diáconos, seminaristas, diáconos permanentes y diversos movimientos de la arquidiócesis.  

En la homilía, el arzobispo platense recordó que “hoy es un día de fiesta y de gozo para toda nuestra Iglesia particular. También recordamos, con corazón agradecido, un nuevo aniversario de ordenación presbiteral de los padres Cristian Agüero, Jonatan Gusmerotti y Juan José Olivetto”.

En ese marco y a la luz de los textos bíblicos de este primer miércoles de Adviento, compartió tres breves reflexiones sintetizadas en tres palabras: sanados, sanar, lemas.

Mons. Mestre recordó que Jesús “es el médico divino que sana y restaura nuestra vida. En este contexto de ordenaciones, también los que somos pastores de nuestro pueblo, obispos, presbíteros y diáconos, tenemos que ponernos en la fila de los enfermos y pecadores para ser sanados por Jesús”. “Tenemos que descubrirnos una vez más como heridos sanados por Jesús”, continuó.

Dirigiéndose a los nuevos ordenados, aseguró que, si bien que el sacramento del Orden “los consagra como ministros de Dios, no quita a priori la humana debilidad”. “Una y mil veces a lo largo de la vida deberán volver a la presencia de Jesús, el terapeuta celestial, para ser sanados y restaurados por su gracia y su poder”. afirmó.

Por otra parte-subrayó- “el Señor nos sana y misteriosamente llama a algunos varones para que, desde el ministerio ordenado, seamos sanadores en su nombre”. Hoy, dijo, “ustedes se transforman y nos transformamos en instrumentos de Cristo para sanar a la multitud de enfermos y atribulados de nuestro tiempo, de nuestra realidad platense, de nuestros contextos”.

Por otra parte, destacó que los tres “han elegido algún lema o frase que expresa en algunas pocas palabras lo que hoy están viviendo. Sanados por Jesús quieren así proyectar, en espacio y tiempo, el servicio sanante para nuestro pueblo. ¡Gracias por decir que sí a Dios, gracias por aceptar la vocación que él les ha regalado!”.

Finalmente, monseñor Mestre expresó: “Reunidos hoy, como Iglesia particular, pedimos para que los tres puedan vivir este momento de alto voltaje espiritual y pastoral con un corazón dispuesto y agradecido por la condescendencia de nuestro Dios”.+

» Texto completo de la homilìa