Jueves 29 de septiembre de 2022

"La Iglesia dice no a toda violencia, venga de donde venga", recuerda el Card. Parolin

  • 2 de septiembre, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En una entrevista con TG1, el Secretario de Estado habló sobre el magisterio de paz del futuro beato Juan Pablo I, la guerra en Ucrania y el riesgo de catástrofe nuclear.
Doná a AICA.org

“Miro con extrema preocupación que esta guerra lleva mucho tiempo, ya han pasado seis meses desde que comenzó el conflicto con todas las secuelas de horrores que conlleva esta guerra”, dijo el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado vaticano, en una entrevista con el vaticanista Ignazio Ingrao, de Tg1.

El purpurado explicó que en el reciente comunicado de la Santa Sede se utilizaron adjetivos muy fuertes para matizarlo: “Sobre todo, la preocupación de que no hay perspectivas y posibilidades de solución mediante la negociación. Esto es lo que más nos preocupa. Quedamos siempre disponibles, en el sentido de no cerrar la puerta a nadie, intentando ofrecer a todos los implicados, a los protagonistas, la posibilidad de encontrar un terreno neutral en el que encontrarse y en el que buscar una solución que sea, como decía Juan Pablo I, 'una solución justa y completa'. Es decir, una solución que sea acertada, que satisfaga las necesidades de todos, de manera que no dé lugar a nuevos problemas y nuevos conflictos”.

"'Queremos la paz', dijo el beato Juan Pablo I en su primer mensaje Urbi et Orbi y pidió el Ángelus para rezar por la paz en Medio Oriente. Esta atención y esta preocupación por la paz fue uno de los puntos centrales de su breve pontificado. Y no sólo a trabajar por ella sino también confiar al Señor este compromiso por la paz", recordó.

El cardenal Parolin también se refirió a la preocupación generalizada por una catástrofe nuclear: "El llamado es que se debe evitar cualquier escalada, especialmente respecto al uso de armas nucleares, sabiendo qué consecuencias se encontrarían si hubiera un paso equivocado en esa dirección”.

Asimismo, subrayó que el llamado es siempre "a la moderación, en busca de soluciones pacíficas”. Al respecto, citó a Pío XII quien decía: “Nada se pierde con la paz, todo se pierde con la guerra y lo estamos viviendo”.

“La Iglesia no tiene soluciones concretas que proponer, pero tiene un espíritu que puede transmitir, a la luz del cual puede resolver los grandes problemas de la actualidad”.

El Secretario de Estado vaticano también se refirió a la actualidad del mensaje de este pastor cercano a la gente: poner a los pobres en el centro, en un mundo marcado por desigualdades crecientes.+