Miércoles 25 de mayo de 2022

La comunidad de Suipacha cerrará el año confiando sus intenciones a la Madre Leonor

  • 28 de diciembre, 2021
  • Suipacha (Buenos Aires) (AICA)
Con el lema "Caminamos junto a Leonor", la comunidad de Suipacha culminará el 2021 pidiendo la intercesión de la Venerable Leonor Maturana por sus intenciones.
Doná a AICA.org

La comunidad parroquial de Nuestra Señora del Rosario, de Suipacha, en la arquidiócesis de Mercedes-Luján, llevará a cabo este miércoles 29 de diciembre una procesión siguiendo las huellas de la Madre Leonor Maturana.

La intención de la actividad, que lleva el lema "Caminamos junto a Leonor", es confiar a la intercesión de la venerable las peticiones de la comunidad, rezar por el fin de la pandemia, por los enfermos, y también agradecer por los frutos de este año.

La caminata partirá a las 19.30 desde la estación de ferrocarril y recorrerá los lugares emblemáticos en la vida de la religiosa. Será ocasión también para seguir pidiendo por su canonización.

Quienes deseen participar de la procesión deberán llevar su rosario.

Sobre la venerable Madre Leonor Maturana
Nacida en Bilbao, España, el 25 de julio de 1884, junto con su hermana gemela Pilar, en 1903 ingresó en el Instituto de Hermanas Carmelitas de la Caridad, en España.

En 1913, al conocer la iniciativa de la congregación de abrir nuevas fundaciones en América Latina, se ofreció como voluntaria, llegando a la ciudad de Suipacha, provincia de Buenos Aires, el 23 de abril de dicho año. Allí vivió los últimos 18 años de su vida, consagrada a la propagación de la fe, la educación de las niñas, ayuda a las misiones y el desarrollo de la cultura. Junto con sus hermanas de congregación fundaron, en mayo de 1913, el primer colegio para niñas, bajo la protección de Nuestra Señora del Carmen, recibiendo a las cinco primeras alumnas.

El 28 de enero de 1931, Leonor falleció en el colegio Nuestra Señora del Sagrado Corazón, en la ciudad de Buenos Aires, momentos después de haber recibido la Eucaristía.

Fue tanto el bien que la Madre Leonor hizo por Suipacha, que una vez enterrada en Buenos Aires, el pueblo por voluntad unánime la reclamó como algo suyo que le pertenecía, para tenerla y venerarla en el lugar más céntrico y sagrado, el atrio del templo parroquial. Fue así que el 28 de febrero de 1931 sus restos fueron trasladados a Suipacha, formándose una gran procesión desde la estación del ferrocarril hasta el templo parroquial a la que asistió todo el pueblo que la esperaba, además de las autoridades civiles y eclesiásticas.

Su manera de vivir el Evangelio, según el registro de cartas escritas con su hermana desde la llegada a la Argentina hasta su muerte, se basó en su apostolado misionero (devota de Santa Teresita de Lisieux), su cristocentrismo y su vida intensa de oración con sacrificios y penitencias. Su persona significó un "quiebre" para la comunidad de Suipacha desde el punto de vista religioso, cultural y educativo.

Los avances en la causa hacia la canonización
La causa de canonización de la Madre Leonor Maturana fue iniciada en 1953. En diciembre de 1993, el papa San Juan Pablo II la declaró venerable, por vivir las virtudes del Evangelio en grado heroico.

En la actualidad la Congregación de Hermanas Carmelitas de la Caridad Vedruna (CCV) junto con un grupo de laicos devotos trabajan para propagar su obra. En el último tiempo se presentaron muchos testimonios de gracias concedidas.

El logro que se consiguió en 2018 fue el nombramiento de Flor María de Álvarez, Mercedaria de Bérriz, como postuladora de la causa de canonización en Roma, quien fue también postuladora de su hermana gemela, beata Pilar Maturana, fundadora de las hermanas Misioneras Mercedarias de Bérriz.

Se puede conocer más de su historia y solicitar estampas y medallas, a través de su página de Facebook y de su canal de YouTube. 

El circuito que sigue sus pasos
La ciudad de Suipacha posee un recorrido turístico-religioso con el nombre "Camino a la santidad", que sigue las huellas de la venerable española. Consta de seis estaciones en las que se relata la vida y legado de la religiosa durante los 18 años que permaneció allí.

Desde la estación de trenes, que recuerda su llegada, pasando por las casas donde la religiosa vivió y el primer colegio fundado por las hermanas, también recorre la biblioteca popular y museo José Manuel Estrada, y culmina en la parroquia Nuestra Señora del Rosario, donde descansan sus restos.

Oración para pedir una gracia por intercesión de la Madre Leonor Maturana
Señor Jesucristo, tú que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, glorifica a tu sierva Leonor Maturana que supo gastar su vida en el sublime ideal de la salvación de las almas y por su intercesión danos,
Su tensión espiritual
Su fervor misionero
Su celo apostólico
Su generosidad sin límites
Y la gracia que especialmente te pedimos...
(Pedido de gracia)
Para que con nuestra vida te demos la mayor gloria.
Amén.+