Jueves 25 de abril de 2024

La comunidad de Sant' Egidio celebró el Almuerzo de Navidad

  • 28 de diciembre, 2023
  • Coronel Pringles (Buenos Aires) (AICA)
El evento solidario tuvo lugar el 25 de diciembre y fue realizado por los miembros de la comunidad de Coronel Pringles.
Doná a AICA.org

El 25 de diciembre, la comunidad de Sant´Egidio de Coronel Pringles (provincia de Buenos Aires) celebró el Almuerzo de Navidad, que se brinda a personas en situación de calle, gracias al trabajo de miembros y voluntarios de la comunidad.  En esta oportunidad, se realizó en el gimnasio del Club Independiente de la ciudad, donde los preparativos comenzaron el día 24 y continuaron en la mañana del día de Navidad. Este gesto se repite en todo el mundo donde la Comunidad está presente.

Desde el 2009, la comunidad de Coronel Pringles realiza estos almuerzos, convocando a los amigos de la comunidad de Sant´Egidio, que es un movimiento de la Iglesia Católica nacido en el año 1968, en Roma, Italia, apenas finalizado el Concilio Vaticano II. Para la comunidad, la oración, los pobres y la búsqueda de la paz son sus actividades fundamentales.

Dirigiéndose a los invitados al almuerzo, Sergio del Canto, coordinador de la Comunidad de Sant´Egidio en Pringles, señaló que “la Navidad es una fiesta que celebra el nacimiento del Señor y que nos reúne como una familia que se extiende más allá de nuestros lazo de sangre. Esta imagen que nosotros vemos hoy es, verdaderamente, una página del Evangelio: gente distinta reunida por el Señor”.

Antes de bendecir los alimentos, el P. Matías Pardo, párroco de Santa Rosa de Lima de Coronel Pringles, dijo: “Qué importante este momento de abrir el corazón, parecido a lo que hizo Jesús con nosotros: compartir de lo que cada uno es, de lo que cada uno tiene para el bien de todos”.

Una fiesta de la gratuidad y de la unidad
Acerca de la respuesta de la gente para participar del almuerzo, del Canto valoró que, “gracias a Dios, la gente se ha sumado, ha venido, siente que es una cita obligada de encuentro de fin de año, de una familia que el Señor ha reunido con un trabajo fiel, de construcción de amistad y también de crecimiento interior, en cuanto a lo que significa estar cerca de los demás. Estamos muy contentos de poder celebrarlo como una gran familia”.

Comentó que “dispusimos 240 lugares con posibilidad de ampliar a 270; las mesas están casi todas completas, por lo que creo que fuimos más de 200 personas”.

“Los mozos son amigos de la Comunidad, voluntarios, algunos han venido por primera vez, otros ya hace algunos años que participan y, como siempre, esta fiesta de la Navidad es posible por la gran generosidad de la gente que, si bien no puede venir el 25, quiere colaborar y se siente parte de esta fiesta de la gratuidad y de la unidad, una fiesta que es un signo para este tiempo”, resaltó.

Sobre el menú, comentó que “es un menú tradicional local de fiesta: jamón cocido con ensalada rusa como primer plato, después cordero asado y pollo, para lo cual los asadores están desde las 7 de la mañana trabajando; de postre, serviremos ensalada de frutas. Después, para el brindis, están las confituras navideñas y, para el final, tenemos la representación del pesebre vivient,e que es lo que nos reúne ,y al final aparece Papá Noel con los regalos”.

Es importante mencionar que este almuerzo se replica en todos los lugares donde la Comunidad trabaja. “Nosotros siempre decimos que es una mesa grande como el mundo, porque son muchos los países; y se va como extendiendo, hora a hora, una Navidad que parece que no va a terminar, que dura todo el 25”, concluyó.

“La Navidad es compartir como Dios compartió”
Para el P. Matías, el almuerzo de la comunidad de Sant´Egidio “no es solamente recibir, sino dar lo que cada uno puede, de lo que cada uno es, de lo mejor que ha conseguido en la vida, para que otros lo puedan disfrutar. A mí me llena de testimonio muy alegre ver a tantos hermanos de la comunidad con los que compartimos, como también otros que no los veo en misa o en otros espacios de la iglesia, pero que hoy todos nos vestimos de solidaridad, de comprensión y de llegada al otro, interpretando, también en lo más concreto, esta llegada de Dios a los hombres”, de un “Dios que se compromete con nuestra historia, que nos quiere regalar una alegría, una paz y también una solución para la soledad de nuestra vida. Esto es un verdadero sacramento de presencia de Jesús, que se concreta en la unidad y en la solidaridad de tantos hermanos”.

Para finalizar, el P. Matías destacó el servicio de los colaboradores, “gente que, en este momento en especial, dispone su tiempo para que en la Navidad se pueda compartir. Y la Navidad es eso: compartir como Dios compartió con nosotros. Hoy me llena de alegría y de muchas ganas de continuar en este camino el ver este testimonio que brota de un corazón generoso”. +