Domingo 14 de agosto de 2022

La "casa del Papa" en Juba: muestra del amor de Francisco por Sudán del Sur

  • 8 de julio, 2022
  • Juba (Sudán del Sur) (AICA)
El cardenal Pietro Parolin bendijo la piedra fundamental del nuevo edificio de la Nunciatura Apostólica en la capital del país africano. "Un regalo que consolida las relaciones recíprocas", destacó.
Doná a AICA.org

La nueva sede de la Nunciatura Apostólica en Sudán del Sur se construirá en el norte de Juba, en una extensión verde junto al seminario, donada por el episcopado sursudanés. "Un don de Dios" que consolida las relaciones entre la Santa Sede y Sudán del Sur, pero sobre todo subraya "el amor del Papa" por este país que quiere visitar pronto.

A última hora de la tarde del jueves, tuvo lugar la ceremonia con el cardenal Pietro Parolin que, ante las autoridades religiosas y civiles, bendijo la piedra fundamental del edificio diseñado por el arquitecto bergamasco Pasquale Gandolfi y que pronto será una realidad.

La Nunciatura se encuentra actualmente en un edificio en Juba, propiedad de un particular y alquilado. Un alojamiento temporal a la espera de la nueva "casa del Papa", como la denominó el cardenal Parolin. En su intervención en la ceremonia, bajo un tukul tradicional, habló de "un signo de la voluntad de consolidar las relaciones entre la Santa Sede y la República de Sudán del Sur a través de la representación apostólica".

"El papel de la Nunciatura es fortalecer la comunión entre el Papa y los obispos y las iglesias locales, fomentando así las relaciones, promoviendo el compromiso con la paz, el desarrollo y el bienestar de la gente en el país donde la Nunciatura está presente", dijo el Secretario de Estado, pidiendo a los presentes que rezaran para que este proyecto se realizara pronto. "Gracias por la oportunidad de compartir este momento de alegría para ustedes y toda la población de Sudán del Sur".

Por su parte, monseñor Hubertus Matheus Maria van Megen, nuncio en Sudán del Sur residente en Nairobi, habló de "un día histórico para la presencia de la Iglesia Católica en Sudán del Sur". Un deseo cumplido gracias a la providencia divina que, dijo, "nos ha señalado este hermoso terreno en la periferia", casi "un símbolo del paraíso en medio de la ciudad de Juba". No es sólo una representación diplomática, sino que también quiere ser una casa de Dios".

"Todos los que vivirán y trabajarán aquí rezarán de manera especial por la asistencia del Espíritu Santo", aseguró el prelado.

Monseñor van Megen explicó que "el papel de la Nunciatura será asegurar que sus miembros nunca dejen de apoyar a su Cabeza, que es Cristo, representado por el Santo Padre, el papa Francisco, en este momento particular de la historia... Que esta Nunciatura, pues, sea una expresión del amor de la Iglesia universal por la Iglesia particular de Sudán del Sur. Una expresión del amor del papa Francisco por el pueblo de Sudán del Sur".

También habló durante la ceremonia, en nombre del gobierno, Barnabas Marial Benjamin, ministro de Asuntos Presidenciales, quien subrayó que el Ejecutivo también aplaude la obra, que refuerza la cooperación entre la Iglesia y el Estado en Sudán del Sur. "Es una gran noticia para el pueblo de Sudán del Sur que está unido en la Iglesia" y "espera en la visita del papa Francisco a este país".

Tras la lectura del Evangelio, durante un canto evangélico cantado a capella, el cardenal Parolin descubrió la vitrina, envuelta en una bandera amarilla y blanca de la Ciudad del Vaticano, para bendecir la primera piedra. Se trata de un ladrillo que había sido encerrado en la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro al final del Año Jubilar 2000, convocado por Juan Pablo II. El ladrillo se sacó de la misma Puerta Santa abierta por Francisco para el Jubileo de la Misericordia de 2016.+