Martes 30 de noviembre de 2021

La arquidiócesis de Buenos Aires anunció la fecha de apertura del sínodo local

  • 16 de octubre, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
La apertura del sínodo en la iglesia local será el 23 de octubre en el marco de la Asamblea Sinodal Arquidiocesana.
Doná a AICA.org

El papa Francisco realizó la apertura del proceso sinodal los días 8 y 9 de octubre y confió “que el Espíritu nos guiará y nos dará la gracia para seguir adelante juntos, para escucharnos recíprocamente y comenzar un discernimiento en nuestro tiempo, siendo solidarios con las fatigas y los deseos de la humanidad”. Y explicó que las palabras claves del sínodo son tres: comunión, participación y misión. 

Este “sínodo sobre la sinodalidad” culminará con la Asamblea General del Sínodo en octubre de 2023. Se ha pedido que este proceso comience en cada diócesis a partir del 17 de octubre y se realice la apertura en cada iglesia local. En el caso de la iglesia argentina, coincide con el desarrollo de la primera Asamblea Sinodal Arquidiocesana: “Caminemos juntos en el Espíritu para renovar la misión en Buenos Aires”. 

El arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Mario A. Poli, junto a sus obispos auxiliares, determinó que la misa de apertura arquidiocesana de esta etapa sea en el cierre de la tercera sesión de la asamblea reunida en el Seminario Metropolitano, con la presencia únicamente de los sinodales, el sábado 23 de octubre. 

Esta celebración eucarística será transmitida por el canal Orbe 21. Además, desde la arquidiócesis convocaron a todas las parroquias y comunidades a celebrar las misas de este fin de semana del 23 y 24 de octubre con motivo del sínodo. En ese sentido, exhortaron a rezar por “este tiempo especial de discernimiento, tanto por la Iglesia universal como local”. 

Por este motivo, recordaron la oración sinodal y animaron a rezarla:

Padre Misericordioso, como Iglesia de Buenos Aires
queremos ponernos en camino.
A la escucha de la Palabra de tu Hijo
y escuchándonos entre nosotros.
Queremos ser misioneros misericordiosos,
aprender a detenernos,
y ser compasivos ante toda miseria humana.

Que tu Espíritu de amor nos impulse,
para hacer de nuestro Sínodo
un espacio de comunión y renovación.
Madre del Buen Ayre, no nos desampares.
San Martín de Tours, ruega por nosotros.
Amén.+