Sábado 24 de octubre de 2020

La Acción Católica de Rosario llama a reflexionar sobre la violencia

  • 17 de septiembre, 2020
  • Rosario (Santa Fe) (AICA)
En una declaración, expresa su posición ante la situación preocupante en la ciudad santafesina, marcada por los crímenes y la violencia sin control, y exhorta a trabajar por la paz desde la paz.

El Consejo Arquidiocesano  de la Acción Católica de Rosario difundió una declaración con el título “Reflexiónante la violencia en Rosario”, en la que expresa su posición ante la situación preocupante en esta ciudad santafesina.

La organización laical adhiere en el texto a la advertencia hecha por los obispos, en cuanto a que la Argentina “está enferma de violencia”, y citó algunos síntomas que se dan en Rosario: “Asistimos casi a diario a balaceras, ajustes de cuentas, crímenes, actos violentos, arrebatos y robos con armas”

Tras recordar que el papa Francisco enseña que “ante la violencia, la injusticia y la opresión, la Iglesia no puede encerrarse en sí misma o esconderse en la seguridad de su propio recinto”, exhorta a trabajar por la paz desde la paz. 

“Cada uno desde su ambiente puede y tiene que ser constructor de paz: en las familias, empresas, oficinas, transporte público, dependencias del gobierno, en la calle. Trabajar cada día por la paz hará que reine la paz”, agrega.

La Acción Católica rosarina expresó su convencimiento de que “el amor vence al odio y de la necesidad del compromiso de cada uno de los ciudadanos y ciudadanas en trabajar por una sociedad más justa, solidaria, respetuosa de las leyes, cimentada en el bien común, que defienda a los más desprotegidos”.

Texto de la declaración
El Consejo Arquidiocesano  de la Acción Católica de Rosario, alentado por el Estatuto de la Institución que nos llama a iluminar la realidad desde Cristo (Art. 5), quiere expresar su preocupación por la ola de violencia y homicidios en la ciudad de Rosario y localidades vecinas que también pertenecen a esta Arquidiócesis. Asistimos casi a diario a balaceras, ajustes de cuentas, crímenes, actos violentos, arrebatos y robos con armas.

Ya los Obispos en 2014 nos decían: “constatamos con dolor y preocupación que la Argentina está enferma de violencia… con numerosas las formas de violencia que la sociedad padece a diario. Muchos viven con miedo al entrar o salir de casa, o temen dejarla sola, o están intranquilos esperando el regreso de los hijos de estudiar o trabajar. Los hechos delictivos no solamente han aumentado en cantidad sino también en agresividad.” (107° Asamblea Plenaria).

Nuestro Arzobispo, este mismo año en su Mensaje de Cuaresma escribía que “Nuestra sociedad está enferma”, hablando de la violencia asesina del narcotráfico y la naturalización de la muerte.

El papa Francisco nos enseña que “ante la violencia, la injusticia y la opresión, la Iglesia no puede encerrarse en sí misma o esconderse en la seguridad de su propio recinto” (Ángelus, 09/02/2020) por eso exhortamos a trabajar por la paz desde la paz. Cada uno desde su ambiente puede y tiene que ser constructor de paz: en las familias, empresas, oficinas, transporte público, dependencias del gobierno, en la calle. Trabajar cada día por la paz hará que reine la paz.

Estamos convencidos de que el amor vence al odio y de la necesidad del compromiso de cada uno de los ciudadanos y ciudadanas en trabajar por una sociedad más justa, solidaria, respuetuosa de las leyes, cimentada en el bien común, que defienda a los más desprotegidos.

El otro no es un extraño, no es un enemigo, el otro es un prójimo, es un hermano. (Eduardo Martín, Mensaje para la Cuaresma 2020)

Se necesita una conversión de los corazones que permita a cada uno reconocer en el otro un hermano del que preocuparse, con el que colaborar para construir una vida plena para todos.

La Virgen del Rosario, Madre de los que sufren, nos muestre el camino del amor.

Alabado sea Jesucristo

Más información en Facebook.+