Jueves 1 de diciembre de 2022

Junto a su tumba, los goyanos recordaron a su primer obispo

  • 30 de julio, 2012
  • Goya (Corrientes) (AICA)
Numerosos goyanos participaron de la misa que presidió el obispo de Goya, monseñor Ricardo Oscar Faifer, frente a la tumba de monseñor Alberto Pascual Devoto, al cumplirse 28 años del trágico accidente que le costó la vida al primer obispo diocesano. El prelado destacó el compromiso con los pobres de su predecesor, sobre todo cuando "vio el sufrimiento de la gente" en la inundación que azotó a Goya en 1966. Tras la eucaristía se rezó un responso y se escucharon testimonios de gente que lo conoció, entre ellos la hermana Martha Pelloni (Carmelita Misionera Teresiana) y el laico Jorge Leiva, la profesora Gladys Hanke y el sacerdote Luis Niella.
Doná a AICA.org
El obispo de Goya, monseñor Ricardo Oscar Faifer, presidió la solemne misa concelebrada y destacó en su homilía la vida del primer obispo diocesano al cumplirse 28 años del trágico accidente en la ruta 12 cerca de Esquina, donde monseñor Alberto Devoto perdió la vida.

"Los que antes han seguido a Jesús con fidelidad nos ayudan con su testimonio", destacó.

El prelado señaló que monseñor Devoto "está sepultado aquí (catedral), pero El está en el cielo, junto al Señor".

"El Señor quiere que en la fe lo aceptemos como camino, verdad y vida y quien muere en la fe del Señor está vivo y resucitará, porque en nosotros trabaja el dinamismo del Espíritu de Dios para que estemos con Jesús. Esa es nuestra fe", subrayó el prelado.

"Nosotros podemos invocarlo a monseñor Alberto Devoto en nuestra oración, yo así lo hago muchas veces, porque nuestros hermanos que están con el Señor no se desinteresaron de nosotros, ellos siguen conectados con nosotros en la comunión de los Santos y nos siguen ayudando", explicó.

Por eso, monseñor Faifer precisó que "podemos pedir la intercesión de este hermano nuestro (Alberto Devoto), para ser fieles al proyecto de Dios y estar a la altura de la vocación".

Asimismo, valoró el compromiso con los pobres que tuvo monseñor Devoto, sobre todo cuando "vio el sufrimiento de la gente" en la inundación que azotó a Goya en 1966. "Descubrió en los pobres una realidad terrible", dijo, al tiempo que resaltó que la catequesis "fue también una de sus entregas y eso fue el Pan de Vida".

Participaron de la liturgia personas que trabajaron muy de cerca con el obispo fallecido, como la hermana Martha Pelloni (Carmelita Misionera Teresiana) y el laico Jorge Leiva. También se escucharon testimonios de la profesora Gladys Hanke y del sacerdote Luis Niella, entre otros.+