Jueves 2 de diciembre de 2021

Imágenes de la Virgen de Lourdes repuestas en la Llanura de Nínive

  • 1 de agosto, 2017
  • Qaraqosh (Irak)
Durante cinco días, en muchos pueblos y ciudades de la Llanura de Nínive, recuperada y habitada en su mayoría por cristianos, sus originarios moradores, se colocaron 15 estatuas de la Virgen de Lourdes en los lugares donde estaban las imágenes de la Virgen que fueron destruidas por la furia de los yihadistas durante los tres años de dominio del Estado islámico (Daesh).
Doná a AICA.org
Durante cinco días, del 20 al 25 de julio, en muchos pueblos y ciudades de la Llanura de Nínive, recuperada y habitada en su mayoría por cristianos, sus originarios moradores, se colocaron 15 estatuas de la Virgen de Lourdes en los lugares donde estaban las imágenes de la Virgen que fueron destruidas por la furia de los yihadistas durante los tres años de dominio del Estado islámico (Daesh).

En Qaraqosh, Telkaif, Alqosh, Karamles y en otras localidades de la Llanura de Nínive, la colocación de las estatuas se vivió como un signo esperanzador del posible y gradual regreso a la normalidad, marcado también por las oraciones silenciosas ante las estatuas de la Virgen María.

La iniciativa fue posible gracias a la asociación católica francesa "L´Oeuvre d´Orien", después de que el padre Pascal Gollnisch, director general de la asociación, durante un viaje a la región pudo ver el gran número de cruces y estatuas de María y Jesús profanadas y destruidas en esos pueblos durante los tres años de dominio yihadista.

Ya en marzo -informó en un comunicado de prensa "L´Oeuvre d´Orien"? 15 estatuas de la Virgen de Lourdes, bendecidas por el obispo de Tarbes y Lourdes, monseñor Nicolás Brouwet, se cargaron en un camión y fueron transportadas desde Lourdes hasta la Llanura de Nínive.

La ceremonia de colocación de las estatuas en las parroquias, santuarios y zonas comunes de las ciudades, contaron con la participación de obispos, sacerdotes y religiosos, y la alegría de los laicos, muchos de los cuales acababan de regresar a sus ciudades natales después de pasar tres años como desplazados y refugiados.

Ahora -dice el comunicado- los cristianos en esas ciudades y pueblos "volverán a rezar ante la Virgen de Lourdes que los ha sostenido durante su exilio".+