Jueves 1 de diciembre de 2022

Goya: Memoria agradecida del primer obispo, monseñor Devoto

  • 22 de mayo, 2018
  • Goya (Corrientes) (AICA)
El obispo emérito de Goya, monseñor Ricardo Oscar Faifer, presidió la misa al cumplirse 100 años del nacimiento de monseñor Alberto Pascual Devoto. Una gran cantidad de fieles asistieron a la catedral Nuestra Señora del Rosario para participar de la Eucaristía, concelebrada por monseñor Adolfo Canecín, obispo de Goya, y sacerdotes del clero diocesano.
Doná a AICA.org
El obispo emérito de Goya, monseñor Ricardo Oscar Faifer, presidió la misa en memoria de monseñor Alberto Pascual Devoto, al cumplirse 100 años de su nacimiento.

La Eucaristía tuvo lugar en la catedral Nuestra Señora del Rosario y fue concelebrada por el obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecín, y sacerdotes del clero diocesano, ante una gran concurrencia de fieles.

Previamente se desarrollaron otras celebraciones en el paraje "El Carmen" sobre ruta 12 (lugar del accidente), en el Instituto Alberti y en el Centro Comunitario del Paraje "El Remanso".

En su homilía, monseñor Faifer destacó que "la fe es histórica" y que "es encarnada en un tiempo y lugar, en personas que la viven y testifican". Además, expresó que "hoy somos herederos que recepcionamos el testimonio de nuestros pastores, lo vivimos y lo transmitimos", haciendo referencia al legado del primer obispo, conocido como el Apóstol de los Pobres.

"Los que conocieron a monseñor Alberto Pascual Devoto, subrayaron tres características, sobresalientes de su persona, su pastoral y su compromiso", afirmó el prelado: su estilo sencillo, llano, afable en el trato, la actividad pastoral y la vida personal. Además, el primer obispo de la diócesis fue "un entusiasta propulsor de la renovación conciliar en todos sus aspectos" especialmente "en la reforma litúrgica, la catequesis y el compromiso laical", expresó monseñor Faifer, destacando la actividad pastoral "comunicativa y humanista".

Por otro lado, el obispo emérito recordó el "decidido compromiso social" de monseñor Devoto, que se caracterizó por "su opción por los pobres, la pobreza y el mundo del dolor, realistamente concretados en iniciativas sociales".

"Alberto Devoto fue un pastor sencillo, pobre y caminante. Muy cercano a la gente y por eso, fue un viajero incansable para estar en medio de su pueblo, porque le interesaba oír, saber lo que pensaba y sentía su pueblo. Su lema episcopal ´Yo siempre estaré contigo´ lo impulsó a estar presente en todos los rincones, en los problemas y la alegría de la gente" sostuvo monseñor Faifer.

"Supo estar delante de su pueblo como guía entregado, lúcido y auténtico" e hizo propias las expresiones del Papa Pablo VI: "El hombre contemporáneo escucha más a gusto a los que dan testimonio que a los que enseñan, o si escucha a los que enseñan, es porque dan testimonio".

Monseñor Alberto Devoto "marcó rumbos e identidad diocesana", señaló. En ese sentido, "la diócesis de Goya fue bendecida con su servicio episcopal" destacó. Tal como lo indica su lema episcopal, "don Alberto permanece vivo en la comunión de los santos y en la memoria agradecida de su pueblo" reflexionó el prelado.

Finalmente, el obispo emérito animó a la feligresía a "honrar la memoria con nuestros compromisos vitales y actuales" y pidió que "imiten su amor a Cristo y a su Iglesia, su pureza de intención, su desprendimiento y coherencia, su austeridad ´Iglesia pobre para los pobres ?y su fe traducida en caridad hacia el prójimo".

"Recuerden que la caridad es la participación en el mismo amor generoso de Dios, y ese amor es de entrega desinteresada. Amor que es inseparable del respeto a la verdad y la justicia", concluyó.+

[img]http://www.aica.org/subidas/3821.jpg[/img]