Jueves 2 de diciembre de 2021

Fueron entronizados el Señor y la Virgen del Milagro

  • 30 de julio, 2013
  • Buenos Aires (AICA)
Este sábado 27 de julio, a las 18, fueron entronizados el Señor y la Virgen del Milagro en la catedral basílica de Salta. A partir de esa fecha se extiende el tiempo del Milagro hasta el 15 de septiembre que es la fiesta grande. Las fiestas del Milagro, o "El Milagro" como la llaman los salteños, como manifestación de fe, año tras año sigue creciendo. El año pasado se calcularon seiscientos mil fieles en la procesión del día 15.
Doná a AICA.org
Este sábado 27 de julio, a las 18, fueron entronizados el Señor y la Virgen del Milagro en la catedral basílica de Salta. A partir de esa fecha se extiende el tiempo del Milagro hasta el 15 de septiembre que es la fiesta grande.

El Señor y la Virgen del Milagro, marcan la identidad salteña desde 1592, año de la llegada del Cristo Crucificado. Salta nace al amparo de su bendición.

La devoción de los salteños se manifiesta en la renovación del llamado Pacto de Fidelidad, en el que se expresa de modo simple, contundente y profundo: "Señor, tú eres nuestro, nosotros somos tuyos".

Durante el mes de agosto, más de quinientas instituciones pasan por la catedral, para venerar las sagradas imágenes. Todos los días del año, fieles y peregrinos, pasan constantemente por el santuario con espíritu de oración a venerar las imágenes y presentar su petición y acción de gracias.

Monseñor Carlos Mariano Pérez, que fue arzobispo de Salta de 1964 a enero de 1984, llamaba a esta fiesta "la pascua salteña", y con mucha razón, pues la vida cristiana se renueva al amparo del Señor y la Virgen, coincidiendo con el tiempo de la primavera, en que se renueva la vida natural, también se renueva y fortalece la vida sobrenatural, a través de la reconciliación, de la oración y del reencuentro con Cristo y María.

Las fiestas del Milagro, o "El Milagro" como la llaman los salteños, como manifestación de fe, año tras año sigue creciendo. El año pasado se calcularon seiscientos mil fieles en la procesión del día 15.

La oración en el Año de la Fe
"Hemos comenzado estas fiestas nuestras, esta Pascua que se escribe en el corazón de nuestra Salta, envueltos en el clima del Año de la Fe", comenzó diciendo en su homilía el arzobispo de Salta. Y tomando como ejemplo la fe y la oración de Abraham, el padre de la Fe, el padre de los creyentes, reflexionó sobre que la fe es un camino que se transita a la luz de un Dios que habla con amor, que se entrega y que nos da un lugar en el mundo, una responsabilidad.

En la muerte de Jesús, el Padre lo acepta, lo abraza y Cristo resucita para ser el comienzo de una vida. Por eso nosotros cuando celebramos la Eucaristía, cuando celebramos la Fiesta del Milagro somos un pueblo que viene a recordar, a hacer memoria de este Dios fiel, digno de fe, que me hace a mí un buen cristiano para Él y para los demás.

¡Ojalá que en este tiempo precioso del Milagro, en el que las calles de Salta y el corazón de la gente revive de otra manera -aún en aquellos que no comparten nuestra fe-, nos propusiéramos hacernos fiables, dignos de fe, dignos de la Palabra, fieles cristianos. Si cada día hacemos el esfuerzo a la luz del don de Dios de hacernos confiables, las fiestas del Milagro serán dignas del Año de la Fe y de este tiempo de gracia para toda la Argentina.+

Texto completo de la homilía