Martes 30 de noviembre de 2021

Francisco: quien se consagra a Dios no teme ir a lugares de marginación

  • 20 de noviembre, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa recibió en el Vaticano a treinta Misioneros Cooperadores Oblatos de la Inmaculada Concepción.
Doná a AICA.org

"Ser consagrado en un Instituto Secular significa vivir el espíritu de la Encarnación en el tiempo y lugar donde Dios nos puso”, dijo el papa Francisco en la mañana de este sábado 20 de noviembre al recibir en el Vaticano a unos treinta Misioneros Cooperadores Oblatos de la Inmaculada con motivo del 70 aniversario del nacimiento del Instituto y los 20 años desde la aprobación papal como Instituto Secular.

“Cuanto mayor sea la masa a fermentar, más rica en calidad debe ser el fermento”, les dijo el pontífice.

"No significa refugiarse en un término medio, sino compartir plenamente, como Jesús, la condición de la gente común, la vida cotidiana del trabajo, el hogar, las relaciones de barrio, etc., todo ello animado por la luz de la fe, por el calor de la caridad, desde el horizonte de la esperanza".

Santificar actividades seculares para recapitular todo en Cristo, vivir como los demás y en medio de los demás, pero con tal unión con Dios que santifica proyectos y acciones. Esta es la llamada de los Cooperadores Oblatos, según el Papa, que les muestra como modelo la vida oculta de Jesús, cuyas acciones ordinarias tenían un valor divino, incluso cuando se llevaban a cabo en la clandestinidad. De ahí la invitación a vivir la secularidad con valentía.

“La profecía de la consagración secular es incompatible con el miedo a los lugares y situaciones de riesgo. Al contrario, son precisamente estas situaciones las que son propicias para esta consagración, donde las personas sufren exclusión, marginación, se lesiona su dignidad ”.

Santos en el nombre de Dios
El fundador San Eugenio de Mazenod exhortó a ser santos en el nombre de Dios. Francisco sugiere tres actitudes a los Misioneros Cooperadores Oblatos de la Inmaculada para rechazar este llamado.

Primero, estar preparados, viviendo plenamente el presente, evitando los aplausos y el éxito, totalmente entregados a Dios y en relación con Él. 

"La oración -dijo el Santo Padre- oxigena la vida: así como no se puede vivir sin respirar, tampoco se puede ser cristiano y mucho menos consagrado sin rezar".

Ser oblato significa entregarse totalmente a Dios sin reservas como lo hizo Jesús "muriendo en la cruz", mostrándonos que "la vida es amor que pide amor":

“Este camino no es cómodo, no es fácil, pide pagar en persona. Pero es el camino de la paz y la alegría ”.

Finalmente, como tercera actitud, el Papa sugiere tener la misma confianza en Dios que tenía María, imitándola en la escucha y aceptación de la voluntad de Dios, "para que también su Palabra se encarne en nosotros".+