Viernes 17 de septiembre de 2021

Francisco pidió a los diplomáticos construir la paz y afrontar la crisis migratoria

  • 11 de enero, 2016
  • Ciudad del Vaticano
El papa Francisco recibió esta mañana a los miembros del cuerpo diplomático acreditados en la Santa Sede para el tradicional saludo por el año nuevo, ante quienes advirtió que el reto principal que espera al mundo es vencer la indiferencia para construir juntos la paz, que es un bien que hay que perseguir siempre. Exhortó a Europa a seguir recibiendo a los refugiados y a mantenerse como un "faro de humanidad" a pesar de las amenazas terroristas, y expresó su preocupación por las pruebas nucleares en Corea del Norte y volvió a condenar la trata de personas.
Doná a AICA.org
El papa Francisco recibió esta mañana a los miembros del cuerpo diplomático acreditados en la Santa Sede para el tradicional saludo por el año nuevo, en el que el pontífice advirtió que "sólo una forma ideológica y desviada de religión puede pensar que se hace justicia en nombre del Omnipotente masacrando deliberadamente a personas indefensas", como ocurrió en los últimos meses en África, Europa y Medio Oriente.

El pontífice enmarcó su discurso en el contexto del Jubileo Extraordinario de la Misericordia y explicó que la apertura de la Puerta Santa de la catedral de Bangui, República Centroafricana, "pretendía ser un signo de aliento para alzar la mirada, para retomar el camino y para volver a encontrar las razones para el diálogo".

Asimismo, precisó que la misericordia fue el "hilo conductor" que guió sus viajes apostólicos durante el año pasado. Así, recordó su visita a Sarajevo, Bolivia, Ecuador y Paraguay, Cuba y a los Estados Unidos.

También hizo referencia a la importancia de la familia, "que es la primera y más importante escuela de la misericordia, en la que se aprende a descubrir el rostro amoroso de Dios y en la que nuestra humanidad crece y se desarrolla". Y advirtió que "hoy existe un miedo generalizado a la estabilidad que la familia reclama y quienes pagan las consecuencias son sobre todo los más jóvenes, a menudo frágiles y desorientados, y los ancianos que terminan siendo olvidados y abandonados".

Francisco alertó que "un espíritu individualista es terreno fértil para que madure el sentido de indiferencia hacia el prójimo, que lleva a tratarlo como puro objeto de compraventa, que induce a desinteresarse de la humanidad de los demás y termina por hacer que las personas sean pusilánimes y cínicas".

En referencia a la grave emergencia migratoria actual, el Papa instó a Europa a seguir recibiendo a los refugiados y a mantenerse como un "faro de humanidad" a pesar de las amenazas terroristas, y cuestionó que a menudo estos emigrantes "no entran en los sistemas internacionales de protección en virtud de los acuerdos internacionales".

En este sentido, el Papa afirmó que "es grave acostumbrarse a estas situaciones de pobreza y necesidad, al drama de tantas personas, y considerarlas como ?normales?" y reclamó "un compromiso común que acabe decididamente con la cultura del descarte y de la ofensa a la vida humana, de modo que nadie se sienta descuidado u olvidado, y que no se sacrifiquen más vidas por falta de recursos y, sobre todo, de voluntad política".

El Papa cuestionó también la arrogancia de los poderosos que, con fines egoístas o cálculos estratégicos y políticos, instrumentalizan a los débiles y los reducen a objetos, por lo que renovó su llamado a "detener el tráfico de personas, que convierte a los seres humanos en mercancía, especialmente a los más débiles e indefensos".

"Permanecerán siempre indelebles en nuestra mente y en nuestro corazón las imágenes de los niños ahogados en el mar, víctimas de la falta de escrúpulos de los hombres y de la inclemencia de la naturaleza", recordó y mencionó a los cristianos del Medio Oriente "deseosos de contribuir, como ciudadanos a pleno título, al bienestar espiritual y material de sus respectivas naciones".

El Papa destacó también los importantes acuerdos internacionales, que son un buen augurio para el futuro y mencionó el programa nuclear iraní y sobre el clima en la Conferencia de París. También indicó las últimas tensiones que aparecieron en el Golfo Pérsico o la península coreana, por lo que manifestó su deseo de que los antagonismos abran paso a la voz de la paz y de la buena voluntad en la búsqueda de acuerdos.

Finalmente, Francisco aseguró que el reto principal que espera al mundo es vencer la indiferencia para construir juntos la paz, que es un bien que hay que perseguir siempre.+