Sábado 20 de julio de 2024

Francisco recordó que los mártires no matan, sino que enseñan a dar la vida por los demás

  • 19 de abril, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En la audiencia general, el Papa recordó el "testimonio luminoso" de las Misioneras de la Caridad que murieron en Yemen, sirviendo a los más relegados en un contexto de guerra.
Doná a AICA.org

“Nunca se debe matar en el nombre de Dios, porque para Él todos somos hermanos. Pero juntos podemos dar la vida por los demás”, dijo hoy 19 de abril el papa Francisco, dirigiéndose a los fieles durante la audiencia general en la Plaza de San Pedro.

El pontífice profundizó el tema del martirio cristiano e hizo hincapié en que los mártires perdonan a quienes los persiguen, torturan o matan, al tiempo que subrayó su actualidad, recordando una vez más que "son más numerosos en nuestro tiempo que en los primeros siglos". 

Refiriéndose a la lectura del día, el sucesor de san Pedro señaló que “hoy nuestra mirada no se dirige a una sola figura, sino a la multitud de mártires, hombres y mujeres de todas las edades, lenguas y naciones que dieron su vida por Cristo”.

Francisco subrayó que los testigos de Jesús que dan su vida por Él no deben ser vistos como "héroes" que actuaron individualmente, sino más bien como “frutos maduros y excelentes de la viña del Señor”, la Iglesia.

El Papa agregó que los mártires cristianos, al participar en la celebración de la Eucaristía, “fueron llevados por el Espíritu a orientar su vida sobre la base de ese misterio de amor”, que es que el Señor Jesús había dado su vida por ellos, y por lo tanto ellos también podían y debían dar la vida por Él y por sus hermanos.

El Papa pidió entonces que “recordemos a todos los mártires que han acompañado la vida de la Iglesia”, y recordó que el Concilio Vaticano II “nos recuerda que 'el martirio, por el cual el discípulo se hace semejante a su maestro que acepta libremente la muerte por el bien del mundo , y por el cual se asemeja a Él en el derramamiento de sangre, es estimado por la Iglesia como un don distinguido y una prueba suprema de caridad'”.

Años de guerra en Yemen
Al finalizar su catequesis, el pontífice se refirió a Yemen, “una tierra herida desde hace muchos años por una guerra terrible y olvidada, que ha causado tantas muertes y todavía hace sufrir a muchas personas, especialmente a los niños”.

Un claro ejemplo de entrega de quienes sirven a Cristo en esa nación sufriente, prosiguió el Papa, es el de las Hermanas Misioneras de la Caridad, que “aún hoy siguen presentes en Yemen, donde ofrecen asistencia a los ancianos enfermos y a las personas con discapacidades.”

Ellas, dijo el Papa, acogen a todos, de cualquier religión, “porque la caridad y la fraternidad no tienen fronteras. Nunca se debe matar en el nombre de Dios, porque para Él todos somos hermanos. Pero juntos podemos dar nuestra vida por los demás”.

Finalmente, el Papa pidió que recemos, “para que no nos cansemos de dar testimonio del Evangelio incluso en tiempos de tribulación” y para que “todos los santos y los santos mártires especialmente sean semillas de paz y reconciliación entre los pueblos, para una vida más humana y solidaria en un mundo fraterno, en espera de que se manifieste plenamente el Reino de los Cielos, cuando Dios será todo en todos”.+