Martes 30 de noviembre de 2021

Francisco llamó a los nuevos obispos a poner en práctica "cuatro cercanías"

  • 17 de octubre, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El papa Francisco presidió, en la mañana del 17 de octubre, la misa en la que recibieron su ordenación episcopal, monseñor Guido Marini y monseñor Andrés Fabriel Ferrada Moreira.
Doná a AICA.org

El Santo Padre presidió, en la mañana del 17 de octubre en la basílica vaticana, la misa de ordenación de dos obispos promovidos por el mismo Papa: monseñor Guido Marini, nombrado obispo de Tortona y monseñor Andrés Gabriel Ferrada Moreira, desde el 1° de octubre arzobispo titular de Tiburnia y secretario de la Congregación para el Clero. 

"Servir, siempre servir", fue el pedido y la recomendación del Papa a los nuevos pastores, a quienes exhortó a la cercanía con cuatro indicaciones bien precisas: cercanía a Dios, al pueblo, a los obispos y a los presbíteros. Una cercanía que debe estar acompañada de dos rasgos: la compasión y la ternura.

Al colegio episcopal, el pedido del Papa fue el de “acoger con alegría y gratitud a estos hermanos”. A los nuevos obispos, el recordatorio de la tarea del obispo: “más servir que gobernar, según el mandamiento del Maestro: 'Que el mayor entre ustedes sea como el más pequeño'. Y el que gobierna, que sea como el que sirve". 

En su homilía, el pontífice reflexionó sobre la responsabilidad a la que están llamados los nuevos pastores, con la memoria del envío al mundo de Jesucristo, de los doce Apóstoles para que, llenos de la fuerza del Espíritu Santo, anunciaran el Evangelio a todos los pueblos y los reunieran bajo un solo pastor, los santificaran y los condujeran a la salvación.

Es Cristo, de hecho, quien, “en el ministerio del obispo, sigue predicando el Evangelio de la salvación y santificando a los creyentes mediante los sacramentos de la fe”, afirmó Francisco, dirigiéndose a todo el cuerpo episcopal. “En el obispo rodeado de sus presbíteros, está presente nuestro Señor Jesucristo mismo, Sumo Sacerdote eterno”. 

"Es Cristo quien en la paternidad del obispo aumenta con nuevos miembros su cuerpo, que es la Iglesia. Es Cristo quien, con la sabiduría y la prudencia del obispo, guía al pueblo de Dios en su peregrinación terrenal hacia la felicidad eterna".

Luego, el llamado del Papa al colegio episcopal fue a acoger “con alegría y gratitud a estos hermanos”, que hoy son ungidos con el ministerio a través de la imposición de manos. 

A los elegidos del Señor, el Pontífice les pidió considerar “que fueron escogidos de entre los hombres y para los hombres”, que fueron “constituidos -no para ellos sino para los demás- en cosas que conciernen a Dios”. "Episcopado, de hecho, es el nombre de un servicio”, pues “no existe un episcopado sin servicio”.

La tarea del obispo es “más servir que gobernar, según el mandamiento del Maestro: 'Que el mayor entre ustedes sea como el más pequeño'. Y el que gobierna, que sea como el que sirve".

Con este servicio preservarán su vocación y serán verdaderos pastores en el servicio, no en los honores, en la potestad, en la potencia... No: servir, siempre servir", insistió.

"Proclamen la Palabra en cada oportunidad: oportuna e inoportunamente. Amonesten, reprendan, exhorten con magnanimidad y doctrina, sigan estudiando. Y mediante la oración y la ofrenda de un sacrificio por su pueblo, extraigan de la plenitud de la santidad de Cristo las múltiples riquezas de la gracia divina".

Finalmente, Francisco destacó: "Ustedes serán los custodios de la fe, del servicio, de la caridad en la Iglesia y para eso se necesita cercanía” que es el rasgo más típico de Dios: "Él mismo se lo dice a su pueblo en el Deuteronomio: '¿Qué pueblo tiene a sus dioses tan cerca como ustedes a mí?'". La cercanía, con los dos rasgos que la acompañan, "la compasión y la ternura" fue la recomendación paternal y la exhortación de Francisco a los obispos.

"Por favor, no dejen esta cercanía: acérquense siempre al pueblo, acérquense siempre a Dios, acérquense a los hermanos obispos, acérquense a los sacerdotes: estas son las cuatro cercanías del obispo. El obispo es un hombre que está cerca de Dios en la oración".

"La primera tarea del obispo es rezar y no como un loro, ¡no! Rezar con el corazón, rezar. 'No tengo tiempo'. ¡No! Deja todas las demás cosas, pero rezar, esa es la primera tarea del obispo. Cercanía a Dios en la oración". 

En segundo lugar, cercanía “con los otros obispos”, continuó el Papa, ejemplificando: "No... 'que esos son de ese partido, yo soy de este partido...'. Sean obispos: habrá discusiones entre ustedes, pero como hermanos, cercanos. Nunca hablen mal de los hermanos obispos, nunca. Cercanía a los obispos".

En tercer lugar: “No se olviden que los sacerdotes son prójimos más próximos”, pidió. "Cuántas veces se escuchan quejas de un sacerdote que dice: 'Llamé a un obispo, pero el secretario me dijo que su agenda está llena, que tal vez en 30 días podría recibirme...'. Esto no va. Si se enteran de que un sacerdote los llamó, llámenlo el mismo día o al día siguiente. Con eso, él sabrá que tiene un padre. Cercanía a los sacerdotes, y si no vienen, vayan a buscarlos: cercanos".

Y finalmente, el Santo Padre llamó a ser cercanos “al santo pueblo fiel de Dios”. Recordando lo que Pablo le dijo a Timoteo: "Acuérdate de tu madre, de tu abuela...", Francisco pidió a los pastores que no olviden que fueron “sacados del rebaño”, no “de una élite que estudió, tiene muchos títulos y le toca ser obispo”. “No: del rebaño”, sostuvo.

"Que el Señor –concluyó el Santo Padre– les haga crecer en este camino de cercanía, para que puedan imitar mejor al Señor, porque Él siempre ha estado cerca y siempre está cerca de nosotros, y con su cercanía, que es una cercanía compasiva y tierna, nos lleva adelante. Y que la Virgen los cuide".

Monseñor Guido Marini fue nombrado obispo de Tortona y hará su entrada en la diócesis el domingo 7 de noviembre, tomando posesión de la cátedra de San Marziano como sucesor de monseñor Vittorio Francesco Viola, que fue nombrado secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos el pasado mayo. Monseñor Marini fue nombrado el 1° de octubre de 2007 por el papa Benedicto XVI Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias y Prelado de Honor de Su Santidad, y luego confirmado en este cargo en 2013 por el papa Francisco. Nació en Génova el 31 de enero de 1965 y fue ordenado sacerdote el 4 de febrero de 1989 por el cardenal Giovanni Canestri, de quien también fue secretario.

Monseñor Andrés Gabriel Ferrada Moreira fue nombrado secretario de la Congregación para el Clero el 1° de octubre y se le asignó la sede arzobispal titular de Tiburnia. Nació en Santiago de Chile el 10 de junio de 1969. Fue ordenado sacerdote de la arquidiócesis metropolitana de Santiago de Chile el 3 de julio de 1999. Se doctoró en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana en 2006. Ocupó diversos cargos pastorales en la diócesis, entre ellos el de director de estudios y prefecto de teología en el Seminario Mayor de los Santos Ángeles Custodios, en Santiago de Chile. Desde 2018 hasta el pasado 1 de octubre, fue funcionario de la Congregación para el Clero.+