Viernes 28 de enero de 2022

Francisco: La medida del progreso es la persona y no el lucro

  • 13 de enero, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Mensaje del Papa al Seminario "Preparando el futuro, construyendo una economía sostenible, inclusiva, regeneradora", celebrado en el Vaticano, organizado por la Comisión Covid-19.
Doná a AICA.org

“Se necesita un nuevo enfoque, se perdieron demasiadas oportunidades”, subrayó el papa Francisco en su mensaje con motivo de la apertura del seminario “Preparar el futuro, construir una economía sostenible, inclusiva y regenerativa”, promovido por la Comisión vaticana de Covid-19 del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y el Desarrollo Humano y la Red Deloitte, que se inauguró en la tarde del miércoles 12 de enero, en la Sala de la Conciliación del Palacio de Letrán.

Participaron del encuentro, -que tuvo modalidad mixta, presencial y vía zoom-, además del cardenal Michael Czerny, SJ, prefecto interino del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral; la hermana Alessandra Smerilli, FMA, secretaria en funciones del Dicasterio; y el padre Fabio Baggio, subsecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio, los expositores: Punit Renjen, director general de Deloitte Global; el prof. Jiang Bo-Kui, Investigador del Instituto Taihe; la baronesa Minouche Shafik, directora de la London School of Economics; Richard Houston, director general de Deloitte Norte-Sur de Europa; y el profesor Stefano Zamagni, presidente de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales.

Francisco animó a los participantes a no quedarse en “declaraciones de intenciones”, sino por el contrario los impulsó a “compromisos concretos para que la economía y las finanzas estén al servicio de las personas y de la madre tierra: que la medida del progreso sean las personas que salen de la pobreza y trabajan con dignidad, y no la lógica de la ganancia, la expansión y la rentabilidad en el tiempo corto y muy corto”, señaló el pontífice.

"Es de hecho de nuestro compromiso - escribió Francisco - que depende lo que suceda. La pandemia, señaló nuevamente el Papa, no puede dejarnos como estábamos antes, y en dos años "debemos reconocer que hemos perdido muchas oportunidades para cambiar nuestro enfoque". 

El Papa habló de nuevas "injusticias y desigualdades" y de "desafíos" que siguen persistiendo, como el cuidado de la casa común, la distribución de vacunas, el aumento del hambre, la pobreza y el comercio de armas. Necesitamos promover un "cambio de paradigma" y "encontrar soluciones creativas": el mundo de la economía y las finanzas tienen una responsabilidad importante. De ahí el aliento a los participantes, en términos de compromiso colectivo de lucha contra la pobreza y por el empleo: compromisos concretos al servicio de las personas y de la creación. 

“¿Es tan difícil - pregunta el Papa - asegurar las condiciones en las que todos puedan contribuir a transformar el mundo con su trabajo? Ustedes puedes marcar la diferencia: ¡cómo me gustaría que todos asumieran la responsabilidad de preparar un futuro diferente!”.

El estilo de vida actual no funciona
“La pandemia actual es la última de una larga serie de advertencias de que nuestro estilo de vida actual no funciona”, advirtió el cardenal Michael Czerny, prefecto interino del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral, en su discurso de apertura. 

"Es otra llamada de atención que nos ruega que dejemos atrás la mentalidad de 'negocios como siempre' y la búsqueda de un crecimiento económico incremental y unidimensional", agregó. 

Retomando las palabras del papa Francisco, el prelado observó que es necesario un pensamiento alternativo si queremos salir de esta emergencia con resiliencia. 

“La noción de prepararnos para el futuro nos desafía a usar nuestra creatividad en formas que nunca antes habíamos usado y a buscar un nuevo camino más allá de este tiempo de crisis, que comienza con un cambio radical, holístico y sistémico en cierto modo - concluyó - de poder vivir juntos en paz con especial atención a los más pequeños ya nuestro planeta”.

Invertir mejor los recursos
Los participantes en la conferencia subrayaron cómo la pandemia ha exacerbado las desigualdades económicas y sociales de larga data, buscando soluciones a seguir, comenzando por el papel que tienen las empresas en la preparación para un futuro mejor. Nuevos caminos para que nadie se quede atrás. 

Punit Renjen, CEO de Deloitte Global, destacó cómo la crisis climática es una de las mayores amenazas que debe enfrentar la humanidad, subrayando cómo el mundo empresarial tiene la responsabilidad de ser protagonista, de utilizar mejor los recursos para el bien de la sociedad. "Si podemos hacerlo, tenemos que hacerlo", reiteró.

Varias intervenciones subrayaron cómo la pandemia hizo comprender al hombre lo bien fundada que está, el cuidado responsable de la casa común, la capacidad de defender valores, principios vitales para el bienestar de todos y cada uno. Luego, otros explicaron cómo las nuevas tecnologías pueden ser funcionales, a un proceso virtuoso, capaz de optimizar recursos y reducir desigualdades. 

El profesor Stefano Zamagni, presidente de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales, explicó cómo la economía debe ser sostenible desde el punto de vista social y ambiental y, por último, pero no menos importante, desde el punto de vista fraterno. 

En las observaciones finales, la hermana Alessandra Smerilli, secretaria interina del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral y jefa de la Comisión Covid-19 del Vaticano, señaló que las palabras paz, acción, interconexión y cuidado deben ser parte integral del proceso de replanteamiento. y reforma de los sistemas económicos.+