Sábado 24 de febrero de 2024

Francisco: como Juan Bautista, iluminar a otros para que encuentren a Jesús

  • 17 de diciembre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En el Ángelus, el Papa aseguró que las personas como el precursor "inspiran a salir de la mediocridad y a ser, a su vez, modelos de buena vida para los demás".
Doná a AICA.org

En este tercer domingo de Adviento, el Papa Francisco reflexionó sobre el Evangelio que habla de la misión de Juan el Bautista, definiéndolo como un profeta enviado por Dios para "dar testimonio de la luz".

“El Bautista es ciertamente un hombre extraordinario. La gente acude a escucharlo, atraída por su forma de ser, coherente y sincera”, sostuvo el Papa.

Además, explicó que la franqueza de su lenguaje, la honestidad de su comportamiento y la austeridad de su vida lo diferencia de otros personajes famosos y poderosos de la época, que invertían mucho en la apariencia.

“Personas como él, rectas, libres y valientes, son figuras luminosas, fascinantes: nos inspiran a salir de la mediocridad y a ser a la vez modelos de buena vida para los demás”, subrayó.

De hecho, el Papa afirmó que el Señor envía hombres y mujeres así en todas las épocas, y nos hace reflexionar: “¿Sabemos reconocerlos? ¿Intentamos aprender de su testimonio, cuestionándonos incluso a nosotros mismos? ¿O nos dejamos encantar por personajes de moda?”, preguntó.

Francisco recordó que Juan no es la luz ni tampoco el Mesías, pues la luz es Jesús, el Cordero de Dios, y sólo Él redime, libera, cura e ilumina. “Por eso, Juan es una "voz" que acompaña a los hermanos a la Palabra; sirve, sin buscar honores ni protagonismo: es una lámpara, mientras que la luz es Cristo”.

¿Qué nos enseña Juan el Bautista?
El Santo Padre señaló dos cosas que nos enseña Juan el Bautista: “En primer lugar, que no podemos salvarnos a nosotros mismos: sólo en Dios encontramos la luz de la vida. En segundo lugar, que cada uno de nosotros, con el servicio, la coherencia, la humildad, con el testimonio de vida -siempre con la gracia de Dios-, puede ser una lámpara que brilla y ayudar a los demás a encontrar el camino para encontrarse con Jesús”.

Francisco insistió en la necesidad de preguntarse: “¿Cómo puedo yo, en los ambientes en los que vivo, no un día lejano, sino ya ahora, en esta Navidad, ser un testigo de luz, un testigo de Cristo? ¿Cómo puedo, en los múltiples encuentros, en las conversaciones, en las celebraciones de los próximos días, dar testimonio de 'la luz verdadera', es decir, del Señor Jesús, que brilla en mi vida, para que también los demás lo conozcan y se alegren en Él?”.+