Lunes 28 de noviembre de 2022

Francisco a la Iglesia en Canadá: Nunca más la idea de que existe una cultura superior

  • 28 de julio, 2022
  • Quebec (Canadá) (AICA)
El Papa rezó las Vísperas con obispos, sacerdotes, religiosos y agentes de pastoral en la basílica de Notre Dame en Quebec, donde les pidió dar a conocer a Jesús con testimonio, fraternidad y oración.
Doná a AICA.org

El papa Francisco rezó este jueves las Vísperas junto con los obispos, sacerdotes, religiosos y agentes de pastoral en la basílica de Notre-Dame en Quebec, Canadá, donde pidió que "la comunidad cristiana no se deje contaminar nunca más por la idea de que existe una cultura superior a otras”.

El pontífice reflexionó sobre “la alegría del ministerio” al cumplir la misión de “apacentar el rebaño”, y recordó que la Iglesia está llamada a testimoniar en la evangelización. Para ello invitó a los ministros a tener una “mirada que discierne”, para superar el “secularismo” asumiendo tres desafíos: dar a conocer a Jesús, el testimonio y la fraternidad.

Como testimonio de referencia para la Iglesia en Canadá, el Papa recordó a San Francisco de Laval, primer obispo de Quebec, quien en su tiempo vivió cercano en la caridad a los miembros de las poblaciones indígenas.

“Mientras estamos aquí reunidos -dijo el Papa- como Pueblo de Dios, recordemos que Jesús es el Pastor de nuestra vida, que cuida de nosotros porque nos ama verdaderamente. A nosotros, pastores de la Iglesia, se nos pide esa misma generosidad para apacentar el rebaño, para que pueda manifestarse la solicitud de Jesús por todos y su compasión por las heridas de cada uno”.

Francisco les hizo un llamado a estar cerca del Pueblo de Dios, “no como religiosos asalariados o funcionarios de lo sagrado, sino con corazón de pastores, con entusiasmo”, y sintiendo la cernía del “Buen Pastor” para cumplir esta tarea y vivir “la alegría del ministerio y, antes aún, la alegría de la fe”.

Asimismo, advirtió sobre la “secularización” que amenaza esa alegría, “que desde hace tiempo ha transformado el estilo de vida de las mujeres y de los hombres de hoy, dejando a Dios casi en el trasfondo, como desaparecido del horizonte”.

El pontífice manifestó que ante esta realidad que vive el mundo hay dos miradas posibles: “mirada negativa” y la otra “mirada que discierne”.

“Si nos detenemos en una mirada negativa, acabaremos por negar la encarnación porque, más que encarnarnos en la realidad, huiremos de ella. Nos cerraremos en nosotros mismos, lloraremos nuestras pérdidas, nos lamentaremos continuamente y caeremos en la tristeza y en el pesimismo, que nunca vienen de Dios”, expresó el Papa.

“En cambio estamos llamados a tener una mirada semejante a la de Dios, que sabe distinguir el bien y se obstina en buscarlo, en verlo y en alimentarlo”, sostuvo.

Así el Papa los exhortó a “anunciar el Evangelio para dar a los hombres y a las mujeres de hoy la alegría de la fe”, teniendo una “mirada que discierne”.

Francisco les dejó tres desafíos a los ministros y agentes de pastoral en Canadá, para trabajar en esta tarea particular de la Iglesia y enumeró:

Volver al primer anuncio. “Es necesario encontrar nuevos caminos para anunciar el corazón del Evangelio a cuantos todavía no han encontrado a Cristo. Eso presupone una creatividad pastoral para llegar a las personas allá donde viven, descubriendo ocasiones de escucha, de diálogo y de encuentro”, puntualizó.

El Papa insistió en reiterar la petición de perdón por el mal que hiciera algunos cristianos a las poblaciones indígenas y por los abusos sexuales a menores, invitándolos a dar testimonio de nuevos caminos: “El Evangelio se anuncia de modo eficaz cuando la vida es la que habla, la que revela esa libertad que hace libres a los demás, esa compasión que no pide nada a cambio, esa misericordia que habla de Cristo sin palabras”.

“La comunidad cristiana no se deje contaminar nunca más por la idea de que existe una cultura superior a otras y que es legítimo usar medios de coacción contra los demás. Recuperemos el ardor de vuestro primer obispo, san Francisco de Laval”, ejemplicó.

Finalmente les pidió vivir la fraternidad cristiana, ya que “la Iglesia será testigo creíble del Evangelio cuando sus miembros vivan más la comunión, creando ocasiones y espacios para que quienes se acerquen a la fe encuentren una comunidad acogedora”.

El Obispo de Roma también les indicó que estos desafíos “sólo podemos llevarlos adelante con la fuerza del Espíritu, que siempre debemos invocar en la oración”.

El Santo Padre junto con los obispos, sacerdotes, consagrados, y agentes de pastoral, dirigieron esta oración a San Francisco de Laval: “Tú fuiste el hombre del compartir, visitando a los enfermos, vistiendo a los pobres, combatiendo por la dignidad de los pueblos originarios, sosteniendo a los misioneros cansados, siempre pronto a tender la mano a los que estaban peor que tú. Cuántas veces tus proyectos fueron destrozados, pero siempre, tú los pusiste de nuevo en pie. Tú habías entendido que la obra de Dios no es de piedra, y que, en esta tierra de desánimo, era necesario un constructor de esperanza".+

» Texto completo de la homilía