Domingo 24 de octubre de 2021

Fiesta diocesana con la Virgen de Luján

  • 14 de mayo, 2014
  • Escobar (Buenos Aires)
La diócesis de Zárate-Campana estuvo de fiesta el sábado 10 de mayo con motivo de la solemnidad de su patrona, Nuestra Señora de Luján, a la que cientos de feligreses de los siete partidos que componen la jurisdicción eclesiástica veneraron en el marco de una misa concelebrada por el clero diocesano. Los fieles participaron de una procesión por las calles del barrio que circunda la parroquia Inmaculada Concepción y se dirigieron al gimnasio del colegio, donde el obispo diocesano, monseñor Oscar Sarlinga, destacó la misión de los sacerdotes, en vísperas de la Jornada del Buen Pastor.
Doná a AICA.org
La diócesis de Zárate-Campana estuvo de fiesta el sábado 10 de mayo con motivo de la solemnidad litúrgica de su patrona, Nuestra Señora de Luján, a la que cientos de feligreses de los siete partidos que componen la jurisdicción eclesiástica veneraron y participaron de una misa concelebrada por el clero diocesano.

Desde temprano, los fieles llegaron al colegio parroquial de la Inmaculada Concepción, en la localidad de Maquinista Savio, en el partido de Escobar, para participar de las actividades previas a la Eucaristía.

Religiosas, diáconos, seminaristas, catequistas, jóvenes scouts, miembros de la Infancia y Adolescencia Misionera y otros movimientos eclesiales, miembros de centros educativos y religiosos participaron de diversos espacios pastorales: estuvieron reunidos los referentes de la Pastoral de Juventud y Vocacional, Cáritas, Catequesis, Pastoral de la Salud, Pastoral Carcelaria y Pastoral de la Comunicación.

Tras la reunión, los fieles participaron de una procesión por las calles del barrio que circunda la parroquia Inmaculada Concepción y se dirigieron al gimnasio del colegio, donde el obispo diocesano, monseñor Oscar Sarlinga, presidió la misa, con la cruz de san Damián entregada por el papa Francisco a los jóvenes colocada en el altar.

El obispo diocesano se refirió en su homilía al clima de intimidad con el Señor en la oración y de encuentro con los hermanos durante la procesión por las calles del barrio; destacó la espiritualidad que se vive en las fiestas patronales diocesanas y valoró los gestos misioneros que se celebran cada año en el territorio donde se realiza el encuentro.

El prelado destacó la misión de los sacerdotes, en vísperas de la Jornada del Buen Pastor. Destacó que los presbíteros son fundamentales para la conducción del Espíritu Santo, la administración de la Eucaristía y para llevar "a las verdes praderas a quienes el Señor quiere hacer descansar y quiere el mismo conducir como Pastor en todas las vocaciones especificas".

"Hace falta atrevernos y animarnos, orar para descubrir y discernir la voluntad del Señor, y lograr la misma fraternidad peregrinacional donde nos sentimos queridos, cuidados y acompañados por quienes caminan a nuestro lado en la vida cotidiana", expresó.+