Sábado 24 de octubre de 2020

Falleció una religiosa en Catamarca

  • 3 de septiembre, 2020
  • San Isidro (Catamarca) (AICA)
La Congregación de las Hermanas Franciscanas Misioneras de la Natividad de Nuestra Señora, en Catamarca, comunicaron el fallecimiento de la hermana Encarnación Arratibel, de 88 años.

La Congregación de las Hermanas Franciscanas Misioneras de la Natividad de Nuestra Señora, en Catamarca, informó la muerte de la hermana Encarnación Arratibel, de 88 años, ocurrida en la madrugada del jueves 3 de septiembre en San Isidro, Valle Viejo.

Sus restos son velados en la capilla de la casa de la congregación ubicada en la ciudad de San Isidro, departamento Valle Viejo. A las 16 se celebrará la misa de cuerpo presente.

La hermana Encarnación era oriunda de Navarra, España. Llegó a la Argentina en 1952, y en los últimos años de su vida sirvió pastoralmente en la diócesis de Catamarca. Tenía una profunda devoción al Señor de la Misericordia.

La superiora de la comunidad religiosa en Catamarca, hermana Lidia Rivera, recuerda que “durante los años que estuvo en San Isidro, la hermana Encarnación se dedicó a llevar la comunión a los enfermos en sus casas. Sin importar el calor, el viento o la lluvia, ella salía muy temprano a visitar a los enfermos, llevándoles así el consuelo que necesitaban en su enfermedad. A pesar de sus dolores ella salía a caminar visitando enfermos y eso le daba mucha alegría. Siempre tuvo una sonrisa para el que se acercara a ella”.

Y le dedicó estas palabras: “Gracias, hermana Encarnación, por el don de tu vida consagrada a Dios y entregada al servicio; gracias por tu testimonio de vida, por tu amor a los enfermos y por tu amor a la Congregación”.

Condolencias del obispo y del clero diocesano
El obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc, y el clero diocesano, comunicaron con dolor y esperanza cristiana la partida a la Casa del Padre de la hermana Encarnación Arratibel y agradecieron al Señor por su servicio, desde la consagración total a Dios, en la diócesis, particularmente en la comunidad parroquial de San Isidro Labrador, departamento de Valle Viejo. Además, aseguraron su cercanía mediante la oración a sus familiares y a sus compañeras de la Congregación.+