Miércoles 10 de agosto de 2022

Falleció un sacerdote de Tucumán

  • 1 de noviembre, 2021
  • San Miguel de Tucumán (AICA)
El arzobispado de Tucumán informó que el 29 de octubre falleció el sacerdote Silvio Ángel Medina, párroco emérito de Nuestra Señora del Carmen, en Villa 9 de Julio.
Doná a AICA.org

En un comunicado, el arzobispado de Tucumán dio a conocer el fallecimiento del presbítero Silvio Ángel Medina, párroco emérito de Nuestra Señora del Carmen, de Villa 9 de Julio.

El fallecimiento ocurrió el 29 de octubre, a sus 79 años, luego de una larga enfermedad, que sobrellevó con entereza y fortaleza cristiana, afirman, confiando al Buen Dios “el alma sacerdotal de este presbítero que entregó su vida durante 49 años de ministerio sacerdotal al servicio de la Iglesia que peregrina en Tucumán, como verdadero pastor para el santo pueblo de Dios, siendo el reflejo de la paternidad divina para tantos fieles que se beneficiaron de su carisma pastoral”. 

El padre Silvio nació en Famaillá, el 8 de octubre de 1942, siendo sus padres Carlos Medina y Rafaela González. Realizó sus estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor Metropolitano de Tucumán, y fue ordenado sacerdote el 5 de diciembre 1971, por imposición de manos de monseñor Blas Victorio Conrero. 

Ejerció el ministerio sacerdotal como vicario cooperador en la parroquia Nuestra Señora del Valle (Yerba Buena), en la parroquia Resurrección del Señor y en la parroquia Santo Cristo; fue párroco en San Joaquín, de Trancas y en Nuestra Señora del Carmen, de Villa 9 de Julio. 

También estuvo a cargo de otras funciones pastorales: fue capellán del Coro Estable del Cabildo Metropolitano, miembro del Consejo Presbiteral Arquidiocesano, miembro del Colegio de Consultores, miembro del Consejo de Órdenes y Ministerios, representante legal del colegio San Joaquín, de Trancas, párroco consultor, asesor de la Coordinadora Juvenil Católica, representante legal de la escuela de Manualidades “Nuestra Señora del Carmen”, decano del Decanato III y capellán de la Policía de Tucumán. 

Sus restos fueron velados en el templo parroquial, y la misa de exequias fue presidida por el arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Alberto Sánchez, el sábado 30 de octubre. Recibió sepultura en el Cementerio del Oeste, en el panteón del clero.

Monseñor Sánchez y su obispo auxiliar, monseñor Roberto Ferrari, junto con el presbiterio, despidieron con cariño y gratitud a este hermano sacerdote, en la certeza del Señor Resucitado que prometió la vida eterna a los que creen en su nombre, ofreciendo el Santo Sacrificio del Altar por su eterno descanso. Además, acompañan con sus oraciones y sinceras condolencias a los familiares, amigos y feligreses afectados por este luto. 

Finalmente, otorgaron un reconocimiento especial al personal sanitario que con profesionalismo cuidaron al padre Silvio durante estos últimos años. “Dios los recompense a cada uno”, rezaron. “¡Que el alma del padre Silvio Medina por la misericordia de Dios descanse en paz!”.+