Viernes 17 de septiembre de 2021

Falleció un comprometido comunicador del Evangelio en los medios

  • 13 de marzo, 2014
  • Wilde (Buenos Aires)
El pasado martes 11 de marzo por la mañana falleció Carlos Artusa, un laico comprometido con la difusión del Evangelio en los medios de comunicación. Fue un fiel devoto de Jesús Misericordioso y santa Faustina Kowalska, y a través de su profesión difundía la devoción a la Divina Misericordia. Fue el impulsor de la Caravana Nacional de la Divina Misericordia. Había recibido un saludo del Papa por su compromiso y apostolado.
Doná a AICA.org
El pasado martes 11 de marzo por la mañana falleció Carlos Artusa, un laico comprometido con la difusión del Evangelio en los medios de comunicación. El realizador del programa radial "Fuente de Misericordia", de FM Wilde y FM María del Rosario arrastraba hace tiempo algunas complicaciones en su salud.

Artusa tenía 69 años y fue el impulsor de la Caravana Nacional de la Divina Misericordia. Desde distintos puntos del país llegaban peregrinos hacia las basílicas, santuarios y lugares de peregrinación para compartir la devoción y disfrutar momentos de fraternidad. Solía difundir la devoción a la Divina Misericordia a través de sus programas radiales en varias radios del Gran Buenos Aires.

En ocasiones, el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio asistía a las peregrinaciones que Artusa promovía. Hace un año, el ahora papa Francisco le envió una salutación por su compromiso en la propagación de la devoción a la Divina Misericordia.

Carlos Artusa fue un fiel devoto de Jesús Misericordioso y santa Faustina Kowalska, además de un ejemplo de vida cristiana junto con su esposa Carmen y sus hijos, aseguran quienes lo acompañaban.

Algunos años atrás, el locutor había tenido un accidente que casi le cuesta una mano. Tras una operación de reimplantación, tuvo un encuentro muy fuerte con Dios, y a partir de allí ofreció su amor, cariño y alegría a la gran obra de propagación del amor de Jesús por todos.

Queda como legado su trabajo radiofónico, dos libros dedicados a Jesús y a la Madre de la Misericordia, y sus caravanas, además de su ejemplo de vida. "Quienes lo conocieron, han comprobado que la santidad es posible, que la bondad es posible, que el amor y la alegría son posibles en los corazones que se dejan atrapar por Dios", señalaron sus allegados.+