Miércoles 7 de diciembre de 2022

Eritrea: Detienen a un obispo y dos sacerdotes

  • 19 de octubre, 2022
  • Asmara (Eritrea) (AICA)
El obispo Fikremariam Hagos Tsalim fue arrestado el 15 de octubre cuando regresaba de un viaje a Europa. Las relaciones entre el gobierno de Eritrea y la Iglesia se tensaron en los últimos años.
Doná a AICA.org

Agentes de seguridad de Eritrea detuvieron al obispo Fikremariam Hagos Tsalim, el 15 de octubre, en el Aeropuerto Internacional de Asmara, después de que regresara de un viaje a Europa. La agencia Fides informó que el obispo de 51 años estaba detenido en la prisión de Adi Abeto junto con dos sacerdotes, el padre Mihretab Stefanos, párroco de la iglesia de San Miguel en Segheneity, y el abad Abraham de los Capuchinos, que fueron detenidos la semana pasada.

Actualmente se desconoce el motivo de los arrestos, pero las relaciones entre el gobierno de Eritrea y la Iglesia católica se tensaron en los últimos años.

En 2019, los 22 hospitales administrados por católicos del país cerraron luego de una orden del gobierno para transferir la propiedad al estado. Más tarde ese año, las autoridades también incautaron escuelas católicas.

El gobierno tomó las medidas después de que los obispos católicos de Eritrea emitieran una carta pastoral en la que pedían un mayor respeto por los derechos humanos, incluida la libertad religiosa.

Monseñor Fikremariam Hagos Tsalim fue nombrado obispo de la recién creada Eparquía de Segheneity en el sur de Eritrea en 2012. Fue uno de los cuatro líderes de la Iglesia que firmaron una carta al ministro de educación pública de Eritrea en 2019, lamentando la pérdida de las escuelas católicas.

La carta preguntaba: “Si esto no es odio contra la fe y contra la religión, ¿qué otra cosa puede ser?”.

Hay informes de que el obispo se pronunció en contra de la guerra en la región de Tigray, en el norte de Etiopía, que involucra a las fuerzas de Eritrea.

Eritrea, una nación de seis millones de personas, se independizó de la vecina Etiopía en 1991 después de una guerra de 30 años. El país es dirigido por el presidente Isaias Afwerki desde 1993.

A principios de este año, la organización benéfica Open Doors clasificó a Eritrea como el sexto peor país del mundo para ser cristiano.

“A pesar de que casi la mitad de la población se identifica como cristiana, los creyentes en Eritrea continúan sufriendo una persecución extrema, lo que lo convierte en uno de los lugares más difíciles del mundo para seguir a Jesús”, dijo.

La BBC estima que el 4% de la población eritrea es católica. La mayoría de la población pertenece a la Iglesia Ortodoxa Tewahedo de Eritrea, que forma parte de la antigua comunión ortodoxa oriental.

El Vaticano reconoció a la Iglesia Católica de Eritrea como una Iglesia Católica Oriental autónoma en 2015.+