Jueves 27 de enero de 2022

Encuentro Nacional de Santuarios

  • 4 de octubre, 2017
  • San Antonio de Arredondo (Córdoba)
La residencia franciscana de San Antonio de Arredondo, Córdoba, fue escenario del Encentro Nacional de Santuarios, que se llevó a cabo del 14 al 17 de septiembre y contó con la presencia de representantes de 42 santuarios de la Argentina.
Doná a AICA.org
Representantes de 42 santuarios de la Argentina participaron del Encuentro Nacional de Santuarios, que se llevó a cabo en la residencia franciscana de San Antonio de Arredondo, Córdoba, del 14 al 17 de septiembre.

Participaron 153 personas, que replantearon los objetivos propuestos para la pastoral de Santuarios, entre ellos, servir cada vez con más amor a los peregrinos.

El tema de este año fue "Familia y misericordia en el santuario", y se trató el tema de la cultura del encuentro, para "querernos y luego ver nuestras diferencias".

Guiados por la exhortación apostólica postsinodal "Amoris laetitia" del papa Francisco, los participantes compartieron experiencias personales y de los Santuarios.

El segundo capítulo, "Realidad y desafíos de las familias", sobre la situación actual de la familia, la hizo el presbítero José Antonio Díaz, de la diócesis de Catamarca, Región NOA. El presbítero Sergio Latini, de la Región Patagonia-Comahue, se refirió a "La misericordia y gestos en los santuarios" hacia las familias que llegan peregrinando. Ambos sacerdotes propusieron trabajos de reflexión en grupos y la puesta en común enriqueció los temas con la realidad de lo que acontece en los santuarios de distintas regiones del país.

"La familia debe ser comunidad y no una institución donde cada uno tiene una función específica. Con la Iglesia pasa lo mismo, Iglesia comunidad, más que institución funcional. Cuando no es el amor y la comunidad lo que reúne, las cosas se vuelven funcionales", fue una de las reflexiones.

En relación a la exhortación apostólica "Evangelii gaudium", se consideraron los criterios desgastados en lo cultural y emocional: la cultura adicta al consumo de sensaciones, la proliferación de nuevos movimientos religiosos, las estructuras caducas de la Iglesia y la crisis de la familia, y se planteó la necesidad de volver a las raíces evangélicas.

Cada día del encuentro, se celebró la Eucaristía en agradecimiento por la vida de los santuarios y los participantes celebraron la gracia de ser servidores de sus hermanos peregrinos.+