Martes 30 de noviembre de 2021

Encuentro Mundial de las Comisiones Justicia y Paz de las Conferencias Episcopales

  • 17 de noviembre, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
"El desarrollo integral, sólo pueden construirse a través de estas dos vías: el cuidado de la casa común y la fraternidad y la amistad social", señaló el Papa en un mensaje.
Doná a AICA.org

El papa Francisco envió un mensaje a los participantes en el encuentro promovido por las comisiones “Justicia y Paz” de las Conferencias Episcopales del mundo, que se reúnen por videoconferencia, el 17 y 18 de noviembre, para reflexionar sobre su papel “en la era (post) Covid”, analizando “los desafíos actuales y las perspectivas de futuro a la luz de Laudato si’ y Fratelli tutti”.

Organizado por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, el encuentro digital pretende reavivar la colaboración entre las comisiones y el Dicasterio. 

En su mensaje el pontífice apunta que la crisis actual evidenció como persisten en nuestra sociedad desafíos no resueltos que requieren el esfuerzo conjunto de muchos actores. Por este motivo, en la misión de difundir y dar a conocer la doctrina social de la Iglesia, recuerda a los participantes en este encuentro que “pueden recurrir ampliamente a las encíclicas Laudato si’ y Fratelli tutti, esforzándose en combinarlas según las distintas situaciones locales, en los diferentes contextos continentales, regionales y nacionales”.

“En todas las partes del mundo –dice el mensaje– el desarrollo integral, y por tanto la justicia y la paz, sólo puede construirse a través de estas dos vías: el cuidado de la casa común y la fraternidad y la amistad social. Dos caminos que se originan en el Evangelio de Cristo, pero en los que podemos caminar juntos con muchos hombres y mujeres de otras confesiones cristianas, de otras religiones e incluso sin una pertenencia religiosa específica”.

“Por lo tanto, escribe Francisco, los animo a llevar adelante este trabajo con esperanza, determinación y creatividad. Lo hago a sabiendas de lo desafiante que es el contexto actual, caracterizado por la crisis sanitaria y social debida a la pandemia del Covid-19 y por viejos y nuevos brotes de conflicto, mientras se tiende a retroceder respecto a los compromisos adquiridos tras las inmensas tragedias del siglo pasado”.

Dar a conocer la doctrina social de la Iglesia
“La crisis actual –añade el pontífice– puso de manifiesto numerosas contradicciones en el sistema económico y político, mientras persisten desafíos no resueltos que requieren el esfuerzo conjunto de muchos actores. 

“Los exhorto, por tanto, a abordar estas cuestiones también en colaboración con otras realidades eclesiales y civiles –locales, regionales e internacionales– comprometidas con la promoción de la justicia y la paz”. 

En el mensaje, el Papa también recuerda que San Pablo VI, poco después de la conclusión del Concilio Vaticano II, “estableció la Comisión Pontificia Iustitia et Pax”. Y San Juan Pablo II “la reformó en el Consejo Pontificio de Justicia y Paz”.

“Estoy seguro, de que estos dos Santos Pontífices, con su intercesión, siguen acompañando su trabajo en las numerosas Comisiones Justicia y Paz de las Conferencias Episcopales de todo el mundo”. 

El Papa destaca que estas Comisiones realizan un servicio indispensable dentro de la pastoral social de las Iglesias locales. De hecho, tienen la tarea de difundir y dar a conocer la doctrina social de la Iglesia, trabajando activamente por la protección de la dignidad de la persona humana y sus derechos, con una opción preferencial por los pobres y los últimos. De este modo, contribuyen al crecimiento de la justicia social, económica y ecológica, y a la construcción de la paz.+