Miércoles 1 de diciembre de 2021

En Luján, Mons. Margni animó a "la esperanza de nuevos comienzos"

  • 26 de octubre, 2021
  • Avellaneda (Buenos Aires) (AICA)
La diócesis de Avellaneda-Lanús tuvo el fin de semana su peregrinación diocesana a Luján. La misa estuvo presidida por el obispo, monseñor Marcelo Julián Margni.
Doná a AICA.org

El obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Marcelo Julián Margni, presidió en Luján una misa en ocasión de la peregrinación diocesana al santuario nacional, la primera desde que asumió el pastoreo de la diócesis.

"Nacimientos, nuevos comienzos, la apertura de un corazón desbordante, y el canto de un corazón que exulta. Las lecturas bíblicas de esta primera peregrinación diocesana a Luján que comparto con ustedes, rebosan esperanza", expresó el obispo en el comienzo de su homilía.  

"Se nos habla de dos nacimientos. En la primera lectura, a modo de profecía de lo que escucharemos en la página del Evangelio, es Samuel –el hijo largamente esperado por Ana, que lo ha pedido incluso entre lágrimas. En el Evangelio, es Jesús –ese hijo que desborda la esperanza de esta otra mujer anónima a los ojos del mundo, habitante de un pueblo insignificante en un rincón marginal de la tierra, María", relató.  

"Nacimientos. Un hijo que llega, esperado o no, colmando una espera o desbordando toda esperanza. Quienes entre ustedes son madres o padres lo saben bien: un hijo significa siempre nuevos comienzos; la vida que se abre paso; la vida que pide ser recibida, acogida, custodiada, amada… la vida que se ofrece como un don siempre nuevo. Y esto es cierto más que nunca en la historia del nacimiento de Jesús, hoy anunciado a María: es el anuncio del Dios que viene, como vida, ciertamente frágil y necesitada de cariño y cuidados, pero también abundante, capaz de colmar y aún desbordar toda esperanza. Esa es la historia que nos narra la palabra de Dios. Esa historia es también nuestra historia", consideró. 

Y en referencia a la pandemia, expresó: "Hemos atravesado un tiempo muy duro. En cierto modo lo seguimos atravesando. Como humanidad, como pueblo, como diócesis en nuestras ciudades, nuestros barrios y tal vez incluso en nuestra propia casa. Han sido largos meses de incertidumbre, de dolor, de pérdidas. Pero este tiempo que vivimos lleva también el signo de la esperanza", valoró.  

"Si somos capaces de abrir nuestros ojos y nuestro corazón, como la Virgen… si supiéramos, como ella, responder a lo inesperado con el humilde «Hágase en mí según tu palabra» … ciertamente veremos que, en medio de tanto dolor, frágil y necesitada de cuidados, se abre paso la vida. Y Dios con ella", aseguró.  

"En este santuario de Luján, que es casa para todo nuestro pueblo, junto a la presencia maternal de la Virgen, continuamente experimentamos el rostro maternal de Dios, que hace resurgir la vida. Y redescubrimos también la vocación maternal de la Iglesia, la comunidad cristiana, el pueblo de Dios todo", destacó el obispo.

"Como María, como Ana, como tantas y tantas mujeres antes y después de ellas, quisiéramos aprender el delicado arte de acoger la vida, de cuidarla, de hacerle espacio para que nazca y crezca y llegue a plenitud… para nosotros, para nuestro pueblo, para todas y todos", anheló, y planteó: "¿Sabremos, como estas mujeres, dejarnos colmar de esperanza, cuidando lo pequeño, lo frágil, lo marginado? ¿Sabremos, como estas mujeres, sumarnos al paso de Dios, que ama y hace resurgir la vida aún de entre los valles de la desesperanza y los escombros de la muerte? ¿Sabremos, como ellas, cantar la esperanza de nuevos comienzos?" 

Y concluyó sus palabras con una oración confiada a la Virgen:

"Entre tus manos que acogen la vida, 
a tu corazón que custodia y canta la vida, 
encomendamos, María, la vida de nuestro pueblo. 

Danos la ternura y la audacia de los nuevos comienzos, 
de asomarnos a esa vida nueva que Dios nos ofrece, 
que se abre paso desde lo que es pobre y escondido, 
que se anuncia como esperanza desbordante 
y pide ser acogida, custodiada, amada. 

En tus manos pongo mi ministerio pastoral 
en nuestra Diócesis de Avellaneda-Lanús, 
el camino sinodal que acabamos de iniciar, 
el andar de nuestras comunidades, 
los dolores y las esperanzas de nuestro pueblo. 

Somos tuyos nomás; enseñanos a decir con vos al Padre: 
«Hágase en nosotros según tu palabra»".+

» Texto completo de la homilía